Ya tenemos encima la vuelta a cole. Es llegar de vacaciones y ¡ZAS! regreso a la realidad sin contemplaciones. Toca guardar los bañadores y sacar libros, mochilas y –no nos engañemos- vuelven los dolores de cabeza.

Estos son los principales asuntos escolares que hacen de mi en estos días una adicta a la aspirina. ¡Venga otra dosis de ácido acetilsalicílico!

  • Conseguir los libros que faltan.

No sé cómo hacerlo pero todos los años sucede lo mismo, por muy pronto que empiece a preparar el material escolar cuando llega septiembre ¡Siempre me faltan libros! Aunque claro, con todo lo que necesitan los niños, no me extraña que me deje algo de la lista pendiente.

Total que lo mejor sería tener una educación totalmente digital (vamos con una tablet en la mochila estarían apañados), volver a la enciclopedia Álvarez, esa que llevaban nuestros padres al cole y donde estaba todo el saber en un solo tomo; o tomar clases de magia.

Clases de magia para empacar

 

  • Llegar al cole a la hora.

Por mucho que intente iniciar la mañana con calma el resultado final es siempre el mismo: ¡correee qué no llegamos al cole! Carreras para vestirnos, para desayunar, para llegar antes de que la fila suba a clase… Hemos desayunado por el camino, nos hemos peinado en el ascensor, colocado la ropa en la fila. ¿Por qué cunde tan poco el tiempo de la mañana?

No me puedo levantar

  • Aprender el horario de clases.

Un básico que hay que memorizar, hacer una foto para llevar siempre en el smartphone (por si hay que consultarla) y tenerla en la nevera; dónde si no. Si no hace todo esto te arriesgas a que el niño a la niña lleve los patines el día que les toca ir a la piscina, el chándal para clase de matemáticas o tenga que hacer gimnasia con falda y merceditas. Vamos que no.

utilizar el frigorífico como tablón de notas

  • Cuadrar las meriendas y cenas con el comedor.

Hacer el calendario de meriendas y cenas es un auténtico suplicio. Vemos que hay en el comedor y a partir de ahí tenemos que adaptar el resto de las comidas que se hacen en casa para que el final de una dieta equilibrada. Lo siento, pero con mis escasas dotes como cocinera y la poca imaginación que tengo para hacer nuevas elaboraciones, pido a gritos que alguien cree una empresa de comida casera que me adapte el menú y me traiga la comida a casa. Eso o que inventen las bolsas de ganchitos de verduras variadas.comida saludable

  •  Vuelve el grupo de whatsapp de las madres del cole.

 

 Y a ti ¿qué te provoca dolor de cabeza en la vuelta al cole?

6 Comentarios

  1. Jajaja Tú es que te lo curras mucho.

    Yo soy la típica madre desastre con la que los profes ponen los ojos en blanco y se cargan de paciencia. De las que se olvidan de poner el baby los lunes, o con las prisas cierran mal la botellita de agua y el traje de judo acaba empapado, y nunca miran dos veces el menú del comedor (si repiten, repiten, ellos no se quejan)… Me tengo que espabilar porque el mayor va a primaria. O mejor, aún, ¡que espabile él! y deje de delegar en mi sus pocas responsabilidades ¿No?

    Por cierto. Yo pido todo el material escolar y libros por internet y así lo consigo rápido, fácil, a buen precio y todo completo 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 4 =