Uno al mes: El loco del bisturí

Una critica feroz  a la sociedad que le ha tocado vivir es lo que se desprende del libro El  Loco del Bisturí de Yasmina Khadra (el pseudónimo femenino de Mohammed Moulessehoul), uno de los escritores más duros con el régimen argelino. 

“La ciudad pescar en río revuelto. La gente no para de especular. Los perros callejeros son los únicos en seguir esperando un milagro”

Uno al mes El Loco del Bisturí

Un demente siembra el terror en las ya de por si caóticas calles de Árgel, un asesino escurridizo que convierte al comisario Llob en su confidente. Aunque para ha sido la primera ocasión en la que me he topado con el personaje, para muchos lectores de novela policiaca, es un viejo conocido tras sus aventuras en Morituri, Doble blanco y El otoño de las quimeras. 

Aunque lo mejor de El Loco del Bisturí es el entretenimiento y la tensión que generan este tipo de novelas, el retrato dibuja una sociedad corrupta, una juventud que emprende un viaje a ninguna parte, desilusionada y consciente de su sinsentido. Una visión cruel de la vida que les ha tocado vivir. De los políticos que les desgobiernan. De una sociedad que mira hacia otro lado.  

“Esta bendita tierra es una calamidad. La gente no sabe comportarse en la calle”

“Y es que en este país el tiempo es cualquier cosa menos oro”

Sé que no es el tema de la novela, que trata de pescarnos en una trama de crímenes inexplicables pero, me quedo con su visión de una tierra inhóspita.

“Le prometo ser tan sucinto como un anuncio de la agencia estatal de publicidad y me adentro en la exigua habitación pintada de un azul insípido”

Un  libro que merece la pena leer mientras recorremos las calles de Argelia con un comisario en la antípodas del superheroe de Jo Nesbo.

¿Quieres conocer otras reseñas de Uno al mes? Puedes verlas aquí, aquí o aquí.

uno al mes