Mi niña es la más lista del mundo o como presumir de hijos

Sí, como lo leéis. Mi hija es la más lista del mundo. No es una cuestión subjetiva. Es la verdad y todo el mundo lo puede comprobar. No hay niña más lista, más aplicada, que sepa contar, sumar, leer y que pronuncie mejor las palabras que aprende en lengua extranjera. Si casi podría irse a vivir a Londres y entenderse a la perfección. Y no es por presumir de hijos.

Pero, ¿para que madre su hijo o hija no es lo más perfecto que existe?

Presumir de hijos listos

Para ser sinceros Pandereta no es así. No es perfecta y tampoco me preocupa que lo sea. Quizás soy una mala madre.

Es despierta, sí. Lista, diría que también. Muy observadora. Por el contrario, como su madre, no es hábil con las artes plásticas, ni con los deportes. Qué más da. Ella pinta, hace manualidades, juega con sus amigos… y se divierte.

En ocasiones me da la sensación que esto de la maternidad se convierte en una competición por ver quien tiene los hiijos más modélicos. Esa expresión se lleva a su máximo exponente cuando te conviertes en abuela.

“Mi hija/ nieta es la que saca mejores notas en clase, es la primera en clase de ballet y además va a exponer sus primeros cuadros en una sala municipal. Siempre ha sido muy rápida en todo. Yo diría que es superdotada”. Y así cada vez que educadamente pregunto a Mrs. X por sus nietas. Claro que si está acompañada por una de sus amigas es aún peor “pues los míos llevan solo un mes en la piscina y ya dominan todos los estilos. Su madre les va a apuntar a un club porque parecen nadadores profesionales”.

Stop. Un momento, que yo también tengo una hija. Pero la mía aprende en el cole, baila moviendo el culete como si le fuera la vida en ello, nada estilo perro y aún se chupa el dedo. Cosas de niños.

Pero sin embargo me da los mejores abrazos del mundo. Unos maravillosos besos curativos que me quitan todas las penas. Y se muere por pensar “planes de chicas” con su madre. Quizás no sea perfecta. Ni la más lista. Ni la más deportista. Pero para mi es maravillosa.

¿No os pasa a vosotras?