Visitamos Oropesa de Toledo en familia

oropesa toledo

¿Preparando una escapadita cerca de Madrid? Os cuento nuestra experiencia visitando Oropesa de Toledo, un pequeño municipio que hemos descubierto hace unas semanas y que solo está a hora y media de Madrid. Un buen plan para pasar un fin de semana en familia.

Elegimos venir a Oropesa porque me gustan los pueblos con historia, con tradición. Lugares en los que disfrutar y donde, además, tienes la oportunidad de alojarte en sitios con encanto donde los niños siempre son bien recibidos, como en el Parador de Turismo (ya sabéis que es una de mis cadenas de hoteles favoritas por el trato que tienen con las familias).  El Parador, que aunque no os alojéis merece la pena visitar, se encuentra en la parte alta del pueblo, junto al castillo.

castillo oropesa

Antes de ser hotel el edificio fue la residencia palaciega de la familia Álvarez de Toledo, antiguos señores y condes de Oropesa. En la actualidad muchas de las zonas comunes de la antigua residencia son visitables, Tiene unos preciosos salones por los que pasear y la capilla bien merece nuestro paso.  Ahora, en verano tienen abierta una piscina al aire libre para una apetecible chapuzón.

Del Parador te recomiendo pasar al Castillo nuevo, una zona que encanta a los niños. Podéis subir a cada una de las cuatro torres de diferentes estructuras, épocas y con una utilidad distinta a lo largo del tiempo. Por ejemplo veréis como una fue torre de vigía, otra se convirtió aljibe, una tercera en zona de residencia del castillo… Una historia muy interesante. En la visita no olvidéis pasar por las antiguas cocinas del Castillo, el patio de armas, las caballerizas y ver los antiguos moldes para hacer campanas. La visita es toda una experiencia aunque, para mi, lo mejor fue disfrutar de las vistas que hay desde cada una de las torres.

castillo oropesa

Para las visitas con niños tened en cuenta que a cada torre se sube por tramos estrechos y empinados de escaleras. Por lo tanto nada de carritos de bebés (imposible subirlos) y cuidado con los más pequeños porque las escaleras no son fáciles para ellos

Vuestra visita a Oropesa la podéis completar paseando por su casco antiguo donde encontraréis el recinto amurallado, Nuestra Señora de la Asunción, la Iglesia de San Bernardo, el convento de la Misericordia o de Los Franciscanos.  Paseando por las calles nos encantó descubrir algunas casonas, sobre todo las antiguas farmacias, con fachadas de fantásticos azulejos decorativos. Una auténtica preciosidad. Además, si pasar por la Oficina de Turismo puedes disfrutar de sus visitas guiadas gratis.

Para comer os recomiendo el Parador, un acierto y más si vas en familia. Aunque en todos tienen menú para niños, aunque nosotros preferimos que coman platos de “no infantiles”,  puedes elegir entre platos tradicionales: las migas, el morteruelo o la perdiz escabechada (muy rica). De los postres mejor no hablar. Seguro que os encantan. Si optáis por comer en el Parador pedir una de las mesas que se encuentran en la parte en el mirador acristalado, una maravilla poder ver todas las tierras de Toledo llenas de cereal.

A Oropesa de Toledo puedes llegar, además de por carretera, en trenes que salen con frecuencia de Madrid. Una ventaja más para disfrutar de este entorno sin tener que sufrir atascos innecesarios.

¿Habéis estado en Oropesa? ¿Qué os ha parecido?

 

Imágenes: Paradores de Turismo y Ayuntamiento de Oropesa