Operación #cuerpoplaya

Hoy empiezo la operación #cuerpoplaya. No, no os equivoquéis que nada tiene que ver con #cuerpo10. Lo más cerca que estoy de esta segunda es en el 0, por aquello de que es orondo, como la menda. #cuerpoplaya es el nombre que le he dado a todo lo que tengo que hacer antes de marcharme de vacaciones, operaciones básicas.

Lo primero es una exfoliación. Eso lo que toca esta tarde. Tipos hay muchos pero no todos son igual de efectivos para cada tipo de piel. A mi el que más me gusta es la exfoliación con sal, aunque reconozco que puede resultar un poco agresiva para pieles delicadas.

Otros métodos son con azúcar, café, algas, semillas de frutos. Qué quieres empezar el cuidado con algo de lo más exótico puede elegir entre las de AÇai (poderoso antioxidante) o el Guaraná (que tonifica y mantiene una piel joven). De lo más chic!

Estos tratamientos los podemos hacer también en casa pero hay zonas, no nos equivoquemos, a las que que no llegamos por nuestros propios medios. Otra cosa es convencer a nuestra pareja para que nos forte la solución exfoliante pero… el resultado puede ser muy distintos de la intención 😉

Mi siguiente paso, una limpieza facial. Para que mi piel recupere su mejor tono durante los días de vacaciones. Este sí que es un campo abierto con múltiples variedades: con extracción o sin ella, con vapor o masajeando productos para abrir los poros…

Y mañana; la dichosa depilación. En mi caso para las vacaciones optó por la clásica cera en su versión fría. Así me aseguro que aguanta más tiempo. Acuérdate de hacerla con algún día de diferencia con la exfoliación para que la piel no sufra constantes agresiones.

Pero aquí no acaba la operación #cuerpoplaya. La semana que viene, más.