Mi imprescidible en el camino de la lactancia

No siempre dar el pecho es fácil. Yo lo recuerdo como la peor experiencia derivada de la maternidad, una imagen que me gustaría desechar. El vinculo, la unión que imaginaba o deseaba sentir, se convirtió en un tormento. Pero algo cambió esa realidad.

Hoy os voy a hablar de una marca. No me pagan por ello. Lo hago porque tiene una relación muy especial con mi maternidad. Imagina, lo primero que hice al salir del hospital con mi bebé en brazos fue acudir a una tienda especializada en puericultura para comprar la única cosa que había quedado pendiente en mi canastilla: un sacaleches.

Tenía muy claro lo que quería: un sacaleches eléctrico de Medela. Otras amigas que habían pasado por maternidades complicadas (niños ingresados en hospitales, problemas con la lactancia…) me habían recomendado esta marca. Lo de elegirlo eléctrico fue por comodidad.

SONY DSC

Este simple aparato fue la mejor ayuda que encontré con mi bebé. Problemas de mastitis y unas dolorosísimas grietas que me hacían llorar de dolor cada vez que la niña se enganchaba al pecho, hicieron que el sacaleches fuera lo único que me ayudó a seguir dándole mi leche a Pandereta.

No creo que sea necesario contarte los beneficios de la leche materna tanto para los bebés (es el alimento más sano, les previene de enfermedades e infecciones, tienen un mejor desarrollo cerebral, crea vínculos afectivos…) como para las madres (ayuda en el postparto y previene enfermedades). Por eso mi gratitud hacia ese pequeño aparato que hizo posible que Pandereta se alimentara de leche materna y que fuera posible sin ese sentimiento de rechazo que el dolor te hacen sentir.

Para ti ¿cuál es el imprescindible de tu maternidad?

Ahhhhh. Si te interesan los productos de esta marca… sigue el blog porque en breve podrás participar en un sorteo muy especial para mamás. ¡No te lo pierdas!