DIY: Jardineras recicladas

Parece que las madres, según crecen sus pequeños en las barrigas, comienzan a gestar una imperiosa necesidad hacer cosas manuales.

Unas paren junto a una preciosa bebé un inconmensurable deseo por hacer ganchillo. Otras sacan, junto con Juan, una desconocida habilidad repostera… Otras, no. Igual es que mi parto fue muy rápido y el DIY se me quedó atascado dentro.

Yo lo intento. Primero quise convertirme en Tarta de Limón y emular a la simpar Bizcocho de Chocolate. Las risas al comparar su tarta con la mía aún resuenan en las paredes de mi casa.

Esta de la de Bizcocho de Chocolate

Esta de la de Bizcocho de Chocolate

Esta no

Esta no

Pensé en meterme a madre-costurera. ¡Con la de cosas bonitas que se pueden hacer! Pero después de ver el disfraz de nube que hizo Barbará (blogdelcaos) y el mio… Pues que no.

Ahora me he decidido por hacer cosas  para la casa. Y he empezado por unas útiles jardineras con materiales reciclados. Igual no son muy útiles pero… me han quedado de un colorido.

Para empezar tienes que comprar en una frutería de tu barrio. Así le piden un par de cajas de madera y haces un favor al comercio de proximidad. Güeno, güeno.

Con la caja acuestas te armas de brocha, rodillo pequeño, fijador y pinturita de colores animosos, ¡qué para eso estamos en verano!

Y ya sabes una capa de imprimación para que la pintura quede bien, una capa de pintura. Dejas secar y te atreves con la segunda.

Pintura de cajas de madera

En este caso yo lo he pintado de dos colores. Fucsia y morado los favoritos de Pandereta.

Ahora solo queda poner las flores y disfrutar de su vista.

flores

El resultado final