Celebración de San Valentín ¿sí o no?

Sábado, Día de los Enamorados. ¡Que pereza! (y no precisamente porque sea fin de semana).

Reconozco que soy una “saboría” para esta cosas. Nunca he celebrado San Valentín, ¿por qué alguien me tiene que decir a mi cuándo celebrar el amor? ¡Pues solo faltaría!

Cinco razones por las que no celebró San Valentín:

  • Después de Papa Noel, los Reyes y con su cumpleaños a la vuelta de la esquina ¿crees que me queda alguna neurona para pensar regalos para un hombre que no quiere regalos? Razón más que suficiente para hacerme la despistada
  • Aún estamos de rebajas. Con ese dinerillo de su regalo seguro que me da para un modelito nuevo. Y a esperar a un sarao de malas madres para estrenarlo
  • Salir a cenar o de escapada es imposible. Es como conseguir un pedazo de arena en primera linea de playa en el mes de agosto en Salou.
_verano_b4b1964d

Así están los restaurantes en la noche de San Valentín

  • Si encuentras un sitio… Todos son menús románticos con cavas rosados (venga cursilería) y tartas en forma de corazón. ¿Y los brownies? ¿Por qué han desaparecido? Yo quiero un brownieeee
  • Además esta fecha lleva a muchos a ser cursi, amoroso y empalagoso… Es como parte del guión no escrito de la noche, no lo puedes obviar aunque a lo que mas te apetezca es decirle que deje las tonterías y paséis directamente al revolcón que para eso los abuelos se han quedado con los niños.

Pero hay que reconocer que algunas cosas de esta celebración no están tan mal.

Cinco cosas que me invitan a celebrar San Valentín:

  • Un regalito nunca esta de más y si es un anillito… (Oído??? )
  • Que se deje el saldo del móvil buscando mesa en ese restaurante que tanto me gusta pero que él detesta es un detallazo (y ocasiones como esta no están para desaprovecharlas)
  • ¡Mira! Una oportunidad para lucir el modelito que te compraste el año pasado con lo que te ahorraste del regalo de San Valentín
  • ¿Cómo te vas a resistir a poner en Instagram la foto de la cursi-tarta en forma de corazón que te sirvan de postre? ¡Es lo mas!

¡Qué detalle! ¿No os parece cuqui?

  • Y por esa noche de pasión, que empaquetar a los niños cada día está más difícil.

Y tú ¿eres de celebrar San Valentín?