Hoy celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Una fecha en la que se conmemora el nacimiento de Hans Christian Andersen. Y qué mejor momento que este para leer a nuestros pequeños una de sus inmortales obras.

La mayoría –no quiero excederme al decir todas- tienen un trasfondo triste, una moraleja que nos descubre la crueldad de la sociedad en la que vivimos. A pesar de ese tono dramático, o quizás por ello, os dejo hoy mi obra favorita: La pequeña cerillera.

 

La pequeña cerillera
La pequeña cerillera

Y cuando recuerdo su lectura no puedo dejar de pensar en todos esos niños que en estos momentos los están pasando mal. Ojala nunca más tuviéramos que recordar estas historias.

3 COMENTARIOS

  1. La verdad es que teneis razon, es la realidad de ahora y de hace años en algunos paises. No puedo remediar llorar con este cuento, cada vez que lo leo aunque sea resumido, o veo el cortometraje que hizo disney, se me forma un nundo tanto en el estomago como en la garganta. Es que se me cae el alma a los pies. No puedo, es bonito, pero a la vez cruel pero por desgracia real.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

quince − 12 =