¿Une más un parto con dolor?

La semana pasada escribí un post en el que removí muchos sentimientos. En “Historias de una mala madre: No la quería” explicaba que la maternidad no había sido una opción en mi vida pero llegó.

Un par de días más tarde La Madre Tigre hablaba de las diferencias entre un parto con y sin dolor. Sus palabras volvieron a llevarme a esa mesa de quirófano en la que vio la luz Pandereta.

Durante el embarazo mi obsesión no era un parto natural. Me limité a quedarme en el término respetado. Quería que mi médico me consultase las decisiones que debía tomar durante el parto. No me resignaba a ser un simple objeto en sus manos. El trato fue exquisito.

Pero no es de eso de lo que quería hablaros. Es del dolor que implica el parto.

Imagen de un parto de Leilani Rogers

Imagen de un parto de Leilani Rogers

Desde siempre supe que tendría un parto rápido y sin mucho dolor. Quizás esa seguridad hizo que fuera exactamente así. Transcurrieron tres horas desde que dejaba la cartilla en la recepción hasta que me vi en mi habitación.

Tres horas que pasaron sin más. El dolor había llegado antes y lo había aguantado en casa, tranquila (o eso digo ahora). Me agobiaba llegar al hospital y que alguien me lanzase una mirada del tipo “una primeriza más” y me devolvieran con cajas destempladas a mi casa. Y aguanté.

En el hospital me pusieron la epidural.   ¿Qué sentí en el parto? Absolutamente nada. Ni física ni emocionalmente. Un rato después de estar en la camilla me dejaron a Pandereta sobre mi pecho. Solo estaba sorprendida: “Ah! Ya ha salido. Pues muy bien”.

¿Hubiera reaccionado de un modo diferente si hubiera tenido un parto natural? ¿Los sentimientos que tuve en los primeros momentos hacia mi hija hubieran sido otros?

Creo que sí. En ocasiones pienso que de haber sentido su expulsión la sensación de pertenencia hubiera sido inmediata y con ella un sentimiento de amor. Quizás solo es mi imaginación sobre lo quise que fuera y no pasó.

No tendré más hijos (y no porque no quiera) pero si se diese la circunstancia rechazaría un parto medicalizado.

Y vosotras ¿creéis que el parto natural fomenta el lazo de unión en los primeros instantes entre la madre y su bebé?