Un día de esos, un día marrón

Hay días en que, desde que le levantas, sabes que tu corazón estará inundado de una lluvia fina pero persistente que te crea congoja, que te impide respirar con normalidad. Como muy bien dijo Luz Casal hoy tengo un Día Marrón.

“El aire se perfuma de aprensión.

Voy a tener un día marrón.

Día de bruma en mi corazón”

Y ¿quién no ha tenido un día de estos en que solo piensas en arroparte dentro de la cama y ver la vida pasar? Sé que solo será un día. No le concederé ni un minuto más. Sé que podré vencerlo porque desde hace unos años tengo la solución para combatirlos: un abrazo de amor incondicional, el abrazo de tu hijo.