La oveja Carlota o cómo no ser rebaño

En estos momentos de globalización, en que todos somos iguales, vamos uniformados, leemos, comemos y escuchamos lo mismo, e incluso algunos pretenden que pensemos igual, traemos un título infantil que nos gusta por la moraleja que lleva implícita: a veces está bien salirse del rebaño. Esto es lo que hace en esta historia La Oveja Carlota, un libro de  Anu Stohner con ilustraciones de Henrike Wilson, premiado por The New York Times como el mejor libro ilustrado de 2006.

La oveja Carlota

Pero lo que nos ha animado a hablar de este libro no son sus ilustraciones sino la historia que se vive en sus páginas. Porque a nuestra protagonista, la oveja Carlota, le aburre hacer lo mismo que el resto del rebaño. A ella le gusta explorar, acercarse al río y trepar al risco más alto para saber que hay más allá. Le gusta ser diferente. Pero hacer cosas que no están “bien vistas” para una oveja, le supondrá el rechazo de los animales más viejos del rebaño.

Una situación que revertirá el día que la intrépida Carlota salva al rebaño y su pastor, llegando hasta el lejano pueblo para dar aviso de un desgraciado accidente. El día en que Carlota se convierte en una heroína para su rebaño.

Un libro que puede sembrar en los niños la posibilidad de ser rebeldes, diferentes y, porque no, hasta unos pequeños héroes.  A este primer cuentos sigue Carlota y sus amigos, una historia en la que la oveja se mezcla con otros animales de los que aprenderá más de lo que ella misma puede creer. ¿Quién puede poner límites a esta oveja? ¿Y a las posibilidades que tienen nuestros hijos por puros convencionalismos? Si nadie hubiese sido alguna vez como la oveja Carlota, la humanidad nunca habría progresado.

Si quieres otras recomendaciones de lecturas infantiles puedes ver When I´m calm, El gato garabatoLibros de monstruos.