Campamento de verano: un modo de conciliar

Esta semana hemos vuelto al cole. Sí, no queda más remedio que buscar actividades para los días de vacaciones mientras las mamás y papás esperan las suyas. Vamos, que hemos buscado campamento para que sea posible esa quimera que hemos dado en llamar conciliación.

En esta ocasión repetimos campamento urbano. Lo realizan en el mismo cole de Pandereta lo que, en nuestro caso, es una ventaja. Aunque poco a poco la peque va perdiendo su timidez preferimos que se encuentre en un entorno familiar y con la posibilidad de conocer a compañeros de su mismo centro.

Como la “necesidad” o “moda” obliga, el campamento es en inglés para fomentar el conocimiento del idioma desde pequeños. Baile, actividades deportivas y con agua para las primeras horas de día. Manualidades, pintura, lectura y cine para las tardes. Los más pequeños también disponen de una zona de descanso donde poder dormir la siesta.

8S6LW3L2012117
Pero, por muchos juegos que se inventen, por mucha ilusión que pongan; lo que les gusta a los niños es salir del centro e ir a la piscina. Ese es su día especial. Un día de risas y juegos que, para mi como madre, supone una jornada entera de sufrimiento. ¿Estará bien? ¿Le habrán dado suficiente protector solar? ¿Estará con los monitores en el agua? ¿Comerá?
Demasiadas variables que no me dejan concentrarme en otra cosa. Sin embargo, todo pasa cuando la recojo en la puerta de la instalación y la veo cansada pero sonriente. Eso es lo que despeja todas mis dudas.
Y tú ¿qué haces en verano con los peques para conciliar?

 

Compartir
Artículo anteriorY el ganador de un juego LEGO es…
Artículo siguiente*Verano de lecturas (también para nuestros hijos)
Mi nombre es Sonia y soy madre. Lo declaro casi como si se tratara de una adicción y lo es; la mejor del mundo. A raíz de mi maternidad he descubierto un nuevo modo de ver la ciudad, el ocio, la cultura, la familia y, por supuesto, a las madres que -no lo olvidemos- ante todo seguimos siendo mujeres.

9 COMENTARIOS

  1. Hago lo mismo, pero en el colegio francés. Además los llevan tres días por semana a la piscina, lo que para ellos es una diversión asegurada. También tiene inmersión lingüística en ambos idiomas: francés e inglés. No hay otra manera, al no disponer de las mismas vacaciones que ella ninguno de los padres, y no tener a nadie con quién dejarla.

  2. Cuando todavía iban a guardería era genial porque abría todo el mes de julio. Ahora que van los dos al cole, la cosa cambia, mi cole es de los que no abren en el verano asi que llevo desde mayo buscando la mejor opción. Pedí plaza en los centros que abre la comunidad de Madrid, pero un año más no me tocó. Así que bueno, despues de dar muchas vueltas, de descartar muchos sitios, porque por edad cogian a la mayor pero no al pequeño, los he llevado a la guardería donde ellos iban que hacen en verano un campamento de inglés para niños hasta 8 años y esta enfrente de casa.

    • Los campamentos públicos son muy escasos para las necesidades de conciliación que existen. Y los privados, que te voy a contar, salen por un dineral.

  3. Jopetas… A mi me paso igual el año pasado, sólo que Cecilia salía tan agotada que muchos días se quedaba dormida desde las 18h. hasta el día siguiente… Por eso este año, además de porque yo no trabajo, hemos decidido no apuntarla a ninguno…
    Mucho ánimo, que vuestras vacaciones están ahí ya, ¿a que las puedes oler? ;-))

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce aquí tu nombre

4 × 5 =