Sile Nole, porque los juguetes usados también son divertidos

Enseñar a los niños la importancia del dinero, tanto de lo que supone ganarlo como de lo responsables de han de ser a la hora de gastarlo, es una tarea primordial de los padres. No creo que comprar el “afecto” de un hijo sea educar. Todo lo contrario.

Por eso aplaudo iniciativas como el trueque de juguetes Sile Nole que  este fin de semana ha llevado a cabo la Red de Trueque Adelita en La Casa Encendida. Nuestros niños, a veces,  no aprecian lo que tienen, ni lo que cuesta conseguir eso con lo que se entretienen. Con este trueque aprenden que hay cosas para las que no se necesita el dinero, que pueden cambiar su juguete por el de otro niño y disfrutar igual que si  fuera nuevo. Porque que un juguete esté usado usado no significa que no sea divertido.

20131208_121820

La convocatoria fue un éxito. Ahora espero que la lección que mostraron perdure y que las cartas a los Magos sean algo mas livianas.

Pero además este fin de semana hemos aprovechado para montar el árbol. Y que mejor manera de seguir educando que hacer nuestros propios adornos con materiales reciclados. Reutilizamos y desarrollamos la imaginación.
Así que con la ayuda de los talleres de La Mar de Letras nos pusimos a hacer campanas de Navidad y unos hombres de nieve que, a pesar de su sencillez, sorprendieron por el resultado.

Imagen de recurso dado que la nuestra no se puede visualizar bien 

Ahora tonca los disfraces… Os iremos contando.