Trabajar la inteligencia emocional

Una de las cosas en las cosas en las que quiero mejorar este año es aprender a mostrar mis sentimientos y enseñar, o ayudar, a mis hijos para que sepan cómo hacerlo. Es decir, mejorar nuestra inteligencia emocional.

Siempre me ha preocupado que mi hija no se atreva a expresar aquello que siente, que su timidez le coarte la posibilidad de mostrar tanto esos sentimientos que entendemos como “positivos” (alegría, sorpresa), como aquello que no nos lo parecen tanto: la tristeza, el miedo, el enfado… Por este motivo me gusta participar y conocer iniciativas que me enseñen a manejar sentimientos y, por tanto, pueda mostrar este mismo camino a mis hijos para tener una mejor inteligencia emocional.

sentimientos inteligencia emocional

Si algo he descubierto en el último taller que he participado, a cargo de Crece Bien, es que mi hija no solo sabe manejar las emociones, sino que lo hace incluso mejor que yo. Me ha encantado saber que conozco bien a mi hija, pero, lo más importante, ha sido ver que mi hija sabe quién soy y cómo soy a la perfección. Un poder de observación, una inteligencia emocional, que a veces no valoramos demasiado en los niños pequeños.

Entre las cosas que me ha asombrado descubrir fue que Pandereta sabe perfectamente cómo son mis reacciones y qué debe hacer para que pase el temporal. Sabe que después de un enfado lo mejor es dejarme en un momento para que respire y reflexione. También sabe que pasado ese minuto, un abrazo cura todas las heridas. Además, nos enseñaron como alejar los enfados y convertirlos en risas, una técnica que a partir de ahora vamos a poner en práctica en casa. Cada vez que estemos muy enfadados vamos a hacer una pelea; una pelea de globos con la que alejar los enfados, los malos rollos, hasta que las risas transformen este sentimiento en alegría.

felicidad inteligencia emocional

Tanto me conoce que cuando le pidieron que me escribiera un mensaje, no pudo elegir uno mejor. En ese momento, dio en el clavo y me dijo justo aquello que necesitaba: lo conseguirás. Con esas palabras de tu hija ¿quién no sale a comerse el mundo

Me encantan este tipo de iniciativas porque nos ayudan a descubrirnos, a relacionarnos mejor, a aprender la una de la otra. ¿Conoces este tipo de talleres? ¿Habéis participado en alguno?