Reiniciar una vida

Empezar este nuevo año no está siendo una tarea fácil. Creí que 2014 se llevaría consigo algunos lastres que me han amarrado a cosas, personas y asuntos de los que quiero deshacerme. Pero no ha sido así.

Los últimos meses de 2014 pusieron patas arriba mi vida. De tener un trabajo absorbente a no tener trabajo. De lamentarme de no disponer de tiempo a tener todas las horas del día pero no saber organizar qué hacer con ellas. Sí, ya soy una de esas miles de personas que engloban la empresa más grande del país: el INEM. Cuesta decirlo después de muchos años trabajando y no haber estado desempleada nunca.

Sin embargo, la ausencia de trabajo no ha supuesto que pueda quitarme lastres con personas y actitudes del pasado que consumen mi existencia. Quizás lo mejor sería cortar por lo sano. Aprender a decir no a ciertas personas y empezar de cero; de la nada. Pero el miedo, la responsabilidad, el pasado… o no sé qué me lo impiden.

Punto y parte. No quiero que sea un post de lamentos. No, me niego. Escribo para empezar. Para tomar impulso. Para reiniciar una nueva vida. Para reinventar a una mujer mejor, más libre, más feliz.

reiniciar1

Creo que los primero que tendré que aprender es a controlar mi propio tiempo. Antes era la jornada laboral que la imponía los horarios, los descansos, los tiempos libres.  Ahora seré yo la que decida. Tengo que aprender a optimar las horas con criterio, sacando el mayor provecho a cada minuto que empleo en una tarea u otra. Tengo que tener control y organización.

Debo aprender a disfrutar de lo que la vida me ofrece. Siempre he dicho que trabajaba para vivir y no al contrario. Debo afrontar la nueva realidad y ver lo que de positivo me ofrece. Ahora puedo dedicar más tiempo aquellas cosas para las que antes nunca tenía ni un minuto. Voy a estudiar, a aprender, a leer, a empezar a correr o a intentarlo ya veremos, a no ir a los sitios corriendo.

Claro que voy a intentar incorporarme de nuevo al mercado laboral pero en un puesto que me permita conciliar, que no me incorpore al grupo de los que cobran un sueldo pero tienen que renunciar a su vida.

Uffff. He sacado de dentro algo que me pesaba como una losa. Espero que esto sea el principio del reinicio de una vida.

Gracias por estar ahí.