Mamá, ¿dónde es la academia de piojos?

Con la primavera llegan, otra maldita vez, esos bichos que se están haciendo amigos inseparables de algunos de nuestros hijos: los piojos.

Ayer recibimos una nueva nota de la dirección del cole indicando que había una epidemia; tres notificaciones en un año.

Como es habitual a la salida del cole se formaron corrillos de madres y padres comentando sus últimos descubrimientos y secretos para acabar con la epidemia. Los niños, atentos como siempre a lo que se dice, pululaban por el entorno.

La sorpresa fue que al volver a casa hicimos la revisión con liendrera (ese maravilloso invento al que me he hecho adicta), lavamos, volvimos a revisar y acabamos con gotas de Aceite de Árbol de Té.

Clip_9

Mientras, Pandereta aguantaba estoicamente el procedimiento. Estaba pensativa. Y al final soltó la pregunta que le preocupaba:
– Mamá, si yo no tengo bichitos ¿en qué cabeza está la academia de piojos?
– ¡Academía?
– Si la academia (epidemia) que decís las mamás. ¡Pues sí que tienen que ser listos!  Siempre en la academia y siempre en la cabeza de un niño del cole. ¿Por qué tienen que estudiar tanto?

Muerta. Sin más.