Madrid Río, un plan ideal para un día en familia

Si hay un sitio en Madrid de visita indispensable con niños, ese es Madrid Río. Paseos, juegos, bicis, patines y, en verano, una “playa” (o el deseo de que lo fuera) urbana en la que refrescarse. En cada estación la zona del Manzanares tiene un encanto especial pero, si tengo que elegir nuestra favorita, esa sería el primavera. Una zona ideal para pasar un buen día en familia. ¿Nos acompañas en este camino?  
Madrid Río
 

Empezamos nuestro recorrido en Legazpi. Pero, antes de entrar en el parque, tenemos que pasar por las naves de Matadero Madrid. El antiguo matadero se ha convertido en un espacio lleno de actividad y planes para todas las edades: talleres, conciertos, mercados, exposiciones… Todo en un recinto pensado para dejar correr a los peques sin ningún problema. Seguimos caminando para llegar al invernadero que hay junto a la Casa del Reloj. Al dado hay unas tirolinas que seguro encantarán a vuestros hijos. Un poco más allá, los más intrépidos pueden rodar por las pistas de skate haciendo algunas de sus mejores piruetas o mirar como los grupos de chicos y chicas que entrenan allí hacen sus acrobacias; son todo un espectáculo. 
Tirolinas Madrid Río
 
Seguimos camino y, ahora sí, toca parada obligatoria. El barco pirata es un punto de referencia para los visitantes más pequeños de Madrid Río. Es una zona de recreo donde podrán jugar e inventarse historias de corsarios y grumetes. Pero, continuad, que aún queda mucho por ver. 
barco pirata Madrid Río
 
En el siguiente tramo encontramos tres alterativas para toda la familia. Los deportistas pueden hacer un alto en la pista de patinaje de Arganzuela, ahora integrada en Madrid Río. Los más cómodos acercarse a la zona de fuentes, lo que algunos dan en llamar “la playa de Madrid“. Para los peques reservamos tirarse por los toboganes gigantes, les encantará. 
Toboganes Madrid Río
 
Los mayores disfrutaréis haciendo fotos desde las pasarelas que hay en este recorrido hasta llegar al histórico Puente de Toledo. El paseo sigue bordeando el estadio Vicente Calderón (donde hay restaurante, museo, parque de bolas para los niños…) hasta llegar a la Ermita de la Virgen del Puerto y los aledaños del Campo de Moro, un parque junto a Palacio Real poco visitado pero con mucho encanto. Si esta última parte del trayecto -hasta llegar a la estación de Príncipe Pío- se hace cansada, siempre podemos hacer el paseo alquilando una bici normal, eléctrica, con carrito para bebés, un kart o coche familiar a pedales.
ciclistas Madrid Río
 
¿Qué os parece el plan? No olvidéis que, si venís a Madrid,  también podéis descubrir muchos más planes en mis propuestas en familia

Imágenes: Ayuntamiento de Madrid