Fin de curso. Más niños, menos bebés

 

Fin de curso mas niños menos bebes copia

Otro año ha llegado el verano, casi como por sorpresa. Hace poco que recuerdo haber preparado los libros, la mochila, la ropa del cole, con la misma ilusión -o más- que cuando los nervios me encogían el estómago porque, yo, era la protagonista de ese nuevo curso.

Y, en lo que ha sido un abrir y cerrar de ojos, me encuentro con el boletín de notas diciendo “pasa feliz verano. Nos vemos el curso siguiente“. ¡Qué rápido pasa el tiempo! Mi vida, como cuando era niña, vuelve a medirse por cursos, no por años naturales.

Veo, en este curso, como han crecido, como aprenden, como empiezan a dar sus primeros pasos solos. Qué poco queda de esa pequeñaja que inspeccionaba con grandes ojos todo lo que había en el aula  como queriendo identificar cada elemento y persona. Noto como la timidez que le hacía quedarse apartada del resto de los niños ha dado paso a una claridad de ideas y resolución que, en ocasiones, querría para mi.

Cada curso me necesita menos. Cada curso es más mayor y se aleja de esa bebé a la que adoraba abrazar y oler. Ahora quiere correr, no ir de mi mano.

Ha  sido tantos las transformaciones que hemos vivido este curso. Hemos cambiado los garabatos que hacía sobre el papel por letras con más o menos precisión (esa maldita Z se resiste y, a veces, se gira sobre el papel en signo de rebeldía), los dibujos ya casi no tienen “ni rayajos ni huequitos” y el color los llena casi con uniformidad. Aprendemos que planetas forman nuestro sistema solar y cuales son las principales etapas de la historia. Cada día nos interesa más el cómo y cuándo evolucionará el cuerpo para convertirse en “mayor” y cómo aparecen los niños en una barriga.Cada vez las preguntas son más difíciles de responder.

Veo que mi niña crece. Y ahora, vuelvo a medir el tiempo, por cursos escolares. Porque me dan la medida de que atrás quedó mi bebé..

Fin de curso mas niños menos bebes

Fin de curso mas niños menos bebes