Encuentro Familias Digitales: Niños conectados, ¿padres desconectados?

Nadie te prepara para ser madre o padre. El modo de educar a nuestros hijos lo vamos aprendiendo día a día, probando, a base de experiencias propias. Por eso, creo que son tan importantes las escuelas de padres, las jornadas informativas para familias, en definitiva, la educación de padres y madres. De ahí mi aplauso de hoy a Telefónica y Familia Digital por crear el I Encuentro Familias Digitales: Niños conectados, ¿padres desconectados? que  reunió a un importante número de familias preocupadas por la salud digital de nuestros hijos.

Los hijos crecen y con ellos los problemas. Pero gracias a este encuentro he aprendido unas primeras pautas sobre cómo mejorar la salud digital en mi familia y hacer un uso correcto de las herramientas que tenemos a nuestro alcance.

Si tuviese que resumir lo aprendido en el Encuentro Familias Digitales en una sola frase diría “acompañamiento, seguimiento, y vigilancia”. Esa es la tarea de los padres, no sólo en la vida “normal” u off line de sus hijos, sino también en la vida digital. Como si se tratase de un mantra Guillermo Cánovas, uno de los mayores expertos que tenemos en España sobre salud digital en menores (relatar su currículum me llevaría escribir un post aparte), nos los repitió durante la jornada.

I Encuentro Familias Digitales Guillermo Canovas

De Guillermo Cánovas me gustó su forma de afrontar, lo que para muchos padres supone un reto y un problema, con total normalidad. Me gustó que no etiquete la tecnología. Para él no es buena o mala, todo “depende de cómo y para que la usas”. Y también su forma de quitar hierro al asunto. Algo que podríamos resumir en la máxima mejor ocuparse que preocuparse. Lo adecuado es ocuparse de cómo nuestros hijos afrontan el uso de la tecnología y no preocuparnos tanto porque, con un seguimiento y control de los padres, nuestros hijos tendrán escasas posibilidades de convertirse en tecnoadictos o tener problemas en sus relaciones digitales.

Y además, me gustó que pone en valor la tecnología como una herramienta educativa fundamental para el desarrollo de los niños, pero sin olvidar otros modos de enseñanza más “clásicos”. En su charla nos mostró la nueva forma de lectura que están desarrollando los niños “tecnológicos”, en “F”, destinada a la búsqueda de información de un modo más eficaz.  Un sistema de ahorro de tiempo y energía para encontrar ese dato que necesitamos. ¿Bueno? Claro, ¿por qué no agilizar la tarea y usar 10 minutos en un trabajo que podría llevarnos, de otro modo, una hora? Pero, ¿debe ser este el único sistema de lectura utilizado por nuestros hijos? No. De este modo perdemos la lectura reflexiva, el detalle y el disfrute que supone la lectura completa de los textos. Por eso, es importante combinar la tecnología con la lectura y escritura en papel comprensiva y reflexiva.

Y ahí está nuestro papel, el de padres y madres. Nosotros debemos convertimos en vigilantes de nuestros hijos para asegurar que usan adecuadamente la tecnología, para enseñarles cómo hacerlo, y también, para saber que el tiempo que pasan con un dispositivo tecnológico no lo quitan de otras actividades. No es malo jugar en la tableta, el ordenador o el móvil siempre que con ello no restamos tiempo a los amigos, jugar un partido de fútbol, o pintar.

I Encuentro Familias Digitales

Guillermo Cánovas también tuvo tiempo para echarnos un “pequeño rapapolvo” a los padres (con toda la razón del mundo). Muchas veces, madres y padres exigimos a nuestros hijos que cumplan unas normas que nosotros somos incapaces de seguir. ¿Os suena eso de regañar a los niños por estar atentos al móvil y que, mientras, nosotros lo tengamos sobre la mesa en las horas de comida y cena para atender mensajes, WhatsApp, Twitter…? La educación se demuestra con el ejemplo.

Pero este Encuentro Familias Digitales de Telefónica fue mucho más. He aprendido cosas sobre el control parental que desconocía, sobre cómo nos ayuda a controlar la actividad de nuestros hijos, a ponerles límites y barreras de una forma muy sencilla.

mesa redonda  I Encuentro Familias Digitales

También me encantaría aplaudir el esfuerzo que Telefónica y Familias Digitales están haciendo para desarrollar programas educativos como “Pilar y su celular” en el que enseñan a los niños, de forma didáctica a la vez que entretenida, cómo deben comportarse en su vida digital. Considero fundamental que en las escuelas también se enseñe a los niños cómo hacer frente a diversas situaciones cotidianas relacionadas con su vida digital y, que  mejor manera de hacerlo, que con un divertido programa en el que se verán reflejados en las aventuras de su protagonista, Pilar.

Espero, Familia Digital, que este solo sea el inicio de una actividad continúa para que las madres y padres sigamos aprendiendo cómo educar mejor a nuestros hijos. Porque iniciativas como estas son fundamentales para mejorar la tarea educativa de padres y madres. Y si aún no conocéis la página que Familia Digital tiene con recursos, artículos y muchas ideas de interés no olvidéis entrar en su página pinchando aquí