El ahorrar ya es una realidad con Fintonic

Soy un desastre. Lo asumo y grito a los cuatro vientos. Si hubiera sesiones de “desastres anónimos” yo estaría ahí cada semana para confesarme públicamente.

Y si hay una cosa con la que soy un desastre mayúsculo es con mis finanzas. Como muestra un botón: a los tres meses de tener tarjeta de crédito fui al banco para que la dieran de baja. Era la tarjeta o supervivencia económica de mi familia. Desde entonces me apliqué en llevar todos mis gastos en una minilibreta en la que apunto cada cosa que compro o el importe de los recibos que me tienen que llegar.

Pero ¡el anotar se  va a acabar! ¡Adiós minilibreta! Hoy doy por jubilada la última y me paso al siglo XXI  (que ya iba siendo hora) con una aplicación que me ha recomendado una amiga.

Se llama Fintonic, o como dice Abel Arana, como Gin Tonic (eso seguro que no se te olvida, ehhhh) pero con “F”.

Fintonic

Entre las cosas que más me gustan de Fintonic:

  • Las alertas con lo que ya sé cuando me pasan los recibos sin necesidad de estar pendiente del banco cada día (el tema de los ingresos lo llevo más controlado J)
  • Las previsiones mensuales de gastos e ingresos que hacen que veas las posibilidades de ahorro que tienes o los caprichillos que te puedes permitir.
  • Tener todas las cuentas centralizadas y no una app para cada entidad bancaria. Un gasto inútil de memoria interna; te lo digo yo.

Pero además de este ranking de mis “favoritos Fintonic” también hay cosas muy útiles como saber de un simple vistazo en qué se te va el dinero agrupado por gastos. Es decir, gastos de hipoteca unidos, de gasolina, de compras del súper, electricidad. ¿No me digas que así no es sencillo saber si un mes gastas más que otro y en qué concepto ha sido?

Y para los desastres como yo tienen consejos que nos vienen muy bien para saber si el banco que hemos elegido es nuestra mejor opción, cómo evitar las comisiones o cómo entender las facturas.

Entre las cosas que más me preocupan de este tipo de aplicaciones está facilitar datos (como las cuentas) que puedan ser susceptibles de un mal uso, pero Fintonic me da seguridad que los datos estén cifrados (como en las aplicaciones de los bancos) y que desde  la aplicación no se pueda hacer ningún movimiento; ni tú ni nadie.  Además solo puedes ver los cuatro últimos números de tu cuenta para que nadie pueda acceder a tu información.

Si te ha gustado Fintonic puedes descargarte la aplicación pinchando aquí. Y ¡buen ahorro!