Únete a Save the Children y pide #InvertirEnInfancia

¿Qué madre no quiere lo mejor para sus hijos? Las madres empeñamos todo nuestro esfuerzo para conseguir que nuestros hijos sean felices, que superen las barreras que nosotras hemos tenido o que la sociedad no ha impuesto.

Pero este deseo de mejora está cada día más lejos para más de la mitas de las familias españolas que  están encabezadas por una mujer, las denominadas familias monomarentales. Si ya es difícil, en esta situación de crisis que a todos nos afecta, mantener la vida familiar, es aún más complicado cuando solo se sustenta en la figura materna.

“Yo intento transmitir a los dos niños la máxima ilusión posible, por muy mal que esté yo. Yo estaré muy mal, hundida, pero ellos no lo sabrán. Llorar lo hago en mi propia intimidad o cuando nadie me ve. No les quiero transmitir que hay fracaso, sí lo hay, pero lo tienes que superar, nunca te puedes quedar en el primer escalón. Siempre le digo a mi hijo: ¿hay un problema? Pues, ¿dónde está la solución? Hay que verla. Si no la vemos hoy, la veremos mañana. Mientras mamá esté para solucionarlo, lo haré como sea, con uñas y dientes. Esa es mi actitud, y en todos sitios me dicen que esa actitud sí que la transmito bien”. Patricia, 47 años, madre de 2 hijos

A veces nos sorprendemos comprobando que la pobreza esta más cerca de nosotros de lo que pensamos pero así es tal y como muestra Save the Children en su informe Más Solas que Nunca. En el documento se recoge como en España casi un millón y medio de hogares son monomarentales y de ellos 761.358 están en riesgo  de pobreza o exclusión social y uno de cada cuatro se encuentra en situación de pobreza severa.

Se trata de una pobreza que está presente a pesar de que la madre, sustento de la casa, trabaje afectando más de la mitad de los niños. Pero la situación  de dramática si hablamos de esas mujeres que no tienen un empleo porque la tasa afecta a tres de cada cuatro niños. Y mientras ¿qué hacen los gobiernos europeo, nacional, autonómico y local? En mi opinión, poner parches a la situación sin afán de dotarla de una situación a corto plazo.

¿Cómo afecta la pobreza y la exclusión social a una familia monomarental?

Mas solas que nunca 1

Mas solas que nunca

Pero ¿cómo pueden estas mujeres optar a mejores empleos teniendo que conciliar un trabajo con el cuidado de su familia? Así el informe de Save the Children pone de manifiesto que la falta de medidas de conciliación resulta determinante a la hora de no optar a trabajos con mayores jornadas, y seguramente mayores ingresos, lo que en muchas ocasiones les convierte en trabajadoras empobrecidas.

A pesar de estas situaciones de necesidad las madres de familias monomarentales son verdaderas heroínas que luchan con uñas y dientes por sus hijos. Son una lección para una sociedad que parece hacer oídos sordos a sus necesidades.

“Yo les digo que en esta vida nada es fácil, que todo es difícil. Pero tienes que saber cómo ganar las cosas. Si estudian, sacarán buenas notas. No te van a dar un premio por nada. La vida es así. Lo primero que ganas es la vida, por eso estamos viviendo. El que está vivo tiene que estar siempre luchando por su día. Así es la vida”. Fátima, 49 años, madre de 5 hijos.

Ayúda a todas estas mujeres y a todas las que podemos estar en su misma situación y pide a los gobiernos que se comprometan a #InvertirEnInfancia. Accede al informe de Save the Children firmando aquí. 

“Lloro cuando ellos no están. El día que a esta hora me dan bajones, hasta las 7, que recojo a la niña, que viene de Save the Children, me recupero. Me pongo un poquito de polvos y ya está”. Juana, 52 años, madre de 3 hijos

No dejes que sigan llorando en soledad.