vacaciones

Razonamientos infantiles

Hay cosas contras las que no se puede luchar. Y, a veces, los razonamientos infantiles nos dejan tan noqueados que las respuestas colapsan nuestro cerebro.

Y ¿qué querrías hacer en esos momentos? Echarte a reír y darle una ristra de besos encadenados. Pero tu roll de madre lo impide. Ahí sigues tú, impasible ante el mundo, conteniendo la sonrisa e incluso la respiración para que no se te note lo orgullosa que estás del churumbel en cuestión.

Pandereta se ha tomado unas vacaciones de los papás. Es una cuestión de conciliación veraniega aparte que a nosotros nos ha venido estupendamente (no voy a dar detalles que ya los ha dado todos Peineta).

La despedida fue la noche antes, porque la familia partía a primera hora de la mañana hacia el destino playero. El diálogo típico de una buena madre preocupada y ella, con sus razonamientos infantiles:

  • Urban: Cariño, ¿estás segura que quieres ir a la playa?
  • Pandereta: Sí mami (raro en ella una respuesta tan corta)
  • Urban: Pero no puedes llorar, ni pedirnos que vayamos a buscarte, porque estamos muy lejos. Hay que esperar que volváis todos juntos a casa (quizás fui un pelín exagerada pero se marchaba toda una semana)
  • Pandereta: Mami, ya soy mayor. Este año he crecido mucho y como tengo 4 años ya no lloro y puedo votar (Ahhhh. Lo de llorar lo entendía, lo de votar… debe ser que me ha salido muy demócrata la niña)
  • Urban: (Que como soy madre pesada insisto) ¿Seguro que no vas a añorar a los papás?
  • Pandereta: Mira mamá, te digo una cosa (esto mientras coloca los brazos en jarras en postura de “estás agotando mi paciencia”): ¡Ya te llamaré si te hecho de menos!

Conversación finalizada con una niña con bolso de la mano y osito en otra dándome la espalda y caminando hacia el coche.

razonamientos infantiles

Se nos hacen tan mayores…

¿Te atreves a viajar al extranjero con niños?

Todos los veranos el mismo dilema: playa, montaña, turismo urbano… Si antes era difícil ponernos de acuerdo con la llegada de Pandereta es casi un milagro.

En esta ocasión la decisión (tras dos años dejándosela a él) me ha correspondido y tras muchas inseguridades he decidido ponerme el mundo por montera y cruzo el charco. ¡Como en mis mejores tiempos! Sí señoras y señoritas. Me embarco en un vuelo de nueve horas para dejarme acariciar por las olas del Caribe, por sus sones, esos combinados explosivos y ese ceviche de mis amores.

Tras tomar la decisión vienen las críticas de la familia: ¡estas loca de hacer un viaje tan largo con la niña!, allí no va a comer bien, ¿y si se pone malita?, ¿has pensado en el sol? Pues sí, he pensado en todo eso y algo más. Y creo que es bueno para todos sobre todo para mi. Ya me veo en una playa de fina arena blanca con un margarita en las manos. 

viaje

Nos vamos de vacaciones?

Los españoles somos bastante miedosos a la hora de salir con nuestras proles fuera de las fronteras. Por contra se ven aviones llenos de franceses y sobre todo alemanes (y esos si que son blancos) que se marchan de vacaciones a la otra punta del mundo con  tres y cuatro niños colgados del brazo. Solo los españoles parecen sorprenderse.

Tenemos que aparcar nuestros miedos y lanzarnos. Ellos también lo agradecerán. Solo tenemos que tener las cuestiones básicas bajo control, vamos, como haríamos con cualquieras otras vacaciones:

Recuerda la documentación. Para salir fuera del territorio Schenge siempre pasaporte, aunque yo siempre lo llevo encima. Siempre mejor si lo acompañas de libro de familia que justifique que el bicho es cuestión lo has parido tú. En algunos países te piden otros requisitos. Para eso está el Ministerio de Exteriores que nos da unas recomendaciones. Además nos indica la situación del mundo al que vamos, sitios a los que no recomiendan ir, contacto con la embajada o consulado… Y también te atienden telefónicamente con la mayor amabilidad. Un gran recurso.

Vacunas. La mayoría de los destinados que me he planteado no necesitan ninguna vacuna complementaria a las de la cartilla (ahora más escasa) nacional. Pero si tienes pensado visitar zonas no tan turísticas pregunta. No pierdes nada. En el ministerio también te indican las necesidades de vacunación.

Llevar un botiquín de emergencia. Una simple precaución ante la posibilidad de que no encuentres cerca una farmacia o por confianza -es mi caso- en las medicinas que siempre nos han funcionado. Ya sabes: termómetro, antitérmico, antidearreico, algo para limpiar heridas, unas botellitas de suero fisiológico (que igual valen para limpiar los ojos que para ayudar a sacar mocos), crema para las picaduras de insectos, crema para regenerar la piel… y en mi caso muchas tiritas que sirven a la perfección para la mayoría de las pupas.

Cuidado con el sol y con la deshidratación en países cálidos. No tengo más que añadir. Tú también eres madre.

No olvidarte de algo con lo que entretener el largo viaje.

Si has tomado todas las precauciones solo nos queda disfrutar del viaje y rezar algo para que no tengan jet lag a la llegada.

PD: Este es un post no indicado para muchas locas que no dudan en acarrear hasta cuatro por diferentes países o que saltan el charco para darse un bañito e ir de celebración. Vosotras sí que sois valientes!