televisión

Las Chicas del Cable, una producción de época para la primera serie de Netflix en España

La incorporación de la mujer al mundo de trabajo en una España en la que la igualdad era una palabra, en la mayor parte de las ocasiones, no significaba nada. Este es el punto de partida de Las Chicas del Cable la nueva serie de Netflix que aún antes de estrenarse (viernes 28), ha creado una expectación increíble. La amistad de cuatros mujeres que empiezan a trabajar en una nueva compañía telefónica, sus vidas, amores y desamores; la relación con el mundo laboral, la sociedad de los años 20  y el elenco de actrices que componen el reparto; han hecho de esta serie un éxito antes de su estreno.

Cartel serie Netflix Las chicas del cable

Click aquí para leer la entrada

5 pelis y series de animación para ver con niños el Día de la Mujer

¿En qué tipo de mujeres queremos convertir a nuestras hijas? Esta es una reflexión que me hago, como madre, muchas veces. A muchas niñas (sabemos de los peligros que tiene generalizar) les encanta el mundo de las princesas, los vestidos de tul, el rosa y la purpurina. ¿No estaremos idealizando una figura femenina que nada tiene ver con la realidad? Llega la hora de las antiprincesas.

Además de una educación destinada a hacer de las mujeres unas personas débiles, sumisas y dedicadas a su papel de esposas y madres, tenemos cerca de nosotros muchos estereotipos contra los que luchar. ¿Qué me decís de esos personajes de cuento que esperaban impacientes a que su príncipe azul fuera a rescatarlas? Esas chicas tienen sus días contados. Ahora son ellas las que toman la iniciativa.

Estos cambios los podemos empezar a notar en el cine y la televisión. Unas figuras valientes como las de  este listado de películas y series de animación:

 

Mérida (Brave)

 

Antiprincesas Mérida

Si hablamos de antiprincesas rosas, tenemos que hablar de Mérida. Es una chica despeinada y con carácter que no quiere dejarse arrastrar a una vida de princesa consorte casada con el mejor postor del reino. Nos gusta porque enseña a las niñas (y niños) que no importa su aspecto físico. Ella puede ir  despeinada, un tanto desaliñada, porque no le preocupa la imagen que da a los demás. Además, les muestra que lo importante es pelear por aquello que se quiere independientemente de prejuicios sociales. Una princesa guerrera, luchadora e independiente.

Click aquí para leer la entrada