planes con niños

Juvenalia, un espacio para disfrutar como niños

Juvenalia rocódromo

Recuerdo como uno de los momentos especiales de mi infancia cuando mi padre me decía que tenía entradas para Juvenalia. Nosotros vivíamos fuera de Madrid, por lo que venir a Juvenalia era toda una experiencia que vivíamos con muchísima intensidad. El grupo de amigos alquilaba un microbús y nos veníamos todos juntos a pasar el día entero. Bocata de tortilla, escalada, pintar en cualquier sitio… Todo mira diversión para unos niños que solo querían jugar, sorprenderse y divertirse. Y hoy, que soy yo la madre, espero con emoción (como antes) que abran las puertas de Juvenalia 2017 para llevar a mi hija y ver en sus ojos en la ilusión que yo sentía cuando tenía su edad.

Click aquí para leer la entrada

The Art of the Brick, arte con LEGO en Madrid

¿Cuántas piezas LEGO hay sueltas por tu casa? Seguro que cuando mueves el sofá descubres que allí hay unas cuantas perdidas, igual debajo de la cama de los peques, en cajas que no corresponden. Esas pequeñas que piezas de colores llevan tiempo haciéndose un hueco en nuestras casas y nuestras vidas.

A nosotros nos encanta construir y jugar con ellas, pero nunca pensamos que se pudiera llegar a hacer arte con esas piezas LEGO hasta que pasamos por The Art of the Brick: DC Super Heroes en el Centro Cultural Fernán Gómez, de Madrid. En la planta baja veréis como estas piezas se han transformado, de la mano de Nathan Sawaya, en más de 120 obras de arte basadas en los grandes superhéroes.

 

the-art-of-the-brick

the-art-of-the-brick

Click aquí para leer la entrada

La Encantada, espacio family friendly en La Latina

A caballo entre las fiestas de San Cayetano (Embajadores y El Rastro), San Lorenzo (Lavapies) y La Paloma (La Latina), damos un paseo por el centro de Madrid para recomendaros un local family friendly al que siempre hay un motivo para acudir.

La Encantada

Sus desayunos dulces y salados (no os perdáis las costas con queso), sus aperitivos, las cañas de por la tarde con alguna de sus conservas son razón más que sobrada para visitar La Encantada. Si a eso le unís la sonrisa que siempre tienen para los peques y los juegos que ponen a su disposición para que se entretengan y pasen un buen rato; ya tenéis razones más que sobradas paa hacer de este local un sitio de referencia en vuestras visitas a La Latina.

La Encantada

Si queréis saber más sobre La Encantada, no os perdáis nuestra crítica en la guía Mammaproof.

La Encantada

¡Nos vemos en La Latina!

Planes con niños: visitamos La Alhambra

Ir a Granada con niños es una aventura que no olvidarás. Pasear por las calles de los diferente barrios, disfrutar de su luz y ambiente es sumergirse en un mundo mágico, especial para toda la familia. Pero si hay un punto que no puedes perderte en tu viaje en familia es la Alhambra, un entorno privilegiado que seguro hace soñar a los más pequeños de la familia.

Antes de ir a la Alhambra te recomendamos preparar la visita con algunos libros infantiles adaptados donde se muestra a los peques la magnitud que aquellos que lo que van a conocer.

La Alhambra contada a los niños

La Alhambra contada a los niños. Un libro donde se relata la historia de la Alhambra y de Granada, tal y como un abuelo, se la cuenta a sus tres nietos de 10 a 12 años. Una historia donde se empieza a imaginar la magia de la joya de Granada, la Alhambra cuyo significado es “roja”, un nombre que proviene del tono rojizo de torres y murallas. Un colorido que, con a la luz del sol se vuelve oro, y plata, bañada por las estrellas.

los cuentos de la Alhmabra

Los cuentos de la Alhambra  para niños es un adaptación de la obra de Washington Irving se transforman en un libro para niños donde se narran siete leyendas llenas de magia e imaginación. Una historia llena de salones encantados, cuentos de miedo alrededor de la hoguera, la corte de Boabdil…

Además, no olvidéis llegar con la reserva de entadas hecha a través de Internet, porque son muy pocas las que se venden a diario en taquilla y mucho lo que hay que madrugar para conseguirlas. Aunque si o queda más remedio, mirad la parte positiva: podéis disfrutar de un precioso amanecer sobre la Alhambra mientras te tomas un café al aire libre en un cola multicultural.

La Alhambra

Para acceder a la Alhambra hay varios tipos de entradas. La más recomendable es la general con acceso a la Alhambra, El Generalice y los jardines, que encantan a los niños por su frescor, la cantidad de fuentes y agua que los rodea, la variedad de flores y los olores. Una verdadera maravilla. Además, el Patronato de la Alhambra propone actividades para los más pequeños y las familias en las que pretende desarrollar la curiosidad y aprender a conocer el patrimonio.

La Alhambra

El encanto del agua es otro de los alicientes para visitar este paraje con niños. Con ellos podréis descubrir como “canta” en los diferentes saltos, dentro y fuera de los palacios, cayendo por sus fuentes, llegando a las albercas con los nenúfares….

La Alhambra

Y dentro de los edificios, aunque es difícil que les entusiasme el artesonado o los magníficos trabajos de labrado de la roca, seguro que aprecian conocer las historias y leyendas que rodean esta fortaleza.

La Alhambra

Solo una recomendación más para  las visitas en verano, no olvidéis cubrir la cabeza, agua (aunque en el camino encontraréis numerosas tienes de agua potable y fresca) y calzado cómodo, sobre todo, para subir a las torres de las edificaciones.

Parador Almagro, un lugar donde disfrutar en familia

Si hay una cadena a la que me encanta acudir en familia, donde los niños son bien recibidos y se respira tranquilidad es Paradores. Nosotros, a lo largo del año hacemos escapadas puntuales a alguno de sus establecimientos porque están en lugares privilegiados, cuentas con unos estándares de calidad, siempre somos bien recibidos y atendidos. Por ello, hace unas semanas optamos por visitar el Parador de Almagro, una ciudad que guarda el encanto de su pasado y donde el teatro es referencia indispensable.

Parado Almagro

El Parador de Almagro es un precioso antiguo convento del S XVI muy bien restaurado. Mezcla el encanto de los edificios del pasado con toques de color, modernidad y las comodidades que solicitamos en pleno siglo XXI. Quizás, yo daría un toque a la decoración de las habitaciones, muy sobrias y castellanas.

Parado Almagro habitación

Sin duda, la sobriedad de las habitaciones, contrasta con la decoración de las zonas comunes que han sido rehabilitadas, a nuestro parecer, con acierto.  Amplios pasillos, que dan a cuidados jardines interiores, con gran despliegue de colores tendencia como el verde mint de armarios y puertas o el azulón, de las vigas del techo De las habitaciones destacaría la amplitud de la estancia y del baño, muy cómodo para viajar en familia y con amplias bañeras donde la peque no dudó en “bucear”.

El Parador de Almagro, además de estar en una población privilegiada donde hay mucho por ver, dispone, para los días de verano, de una agradable piscina (atención con los niños porque la zona menos profunda es de 1,37) situada en un pequeño jardín con árboles y hamacas.

Parado Almagro piscina

Otros servicios con los que cuenta son una taberna, donde beber o picar, con terraza exterior y restaurante con platos típicos de la zona. Y, hablando del restaurante (un tema que con lo que nos gusta comer no podíamos pasar por alto), el del Parador de Almagro es uno de los que más nos ha gustado de la cadena por la variedad de platos, cantidad y el buen toque en su cocina. Si lo visitáis podéis optar por comer a la carta o elegir menú. Por 30 euros ofrecen entrante, segundo y postre. Y varios de los primeros platos se pueden pedir por medias raciones.

Nosotros quedamos muy sorprendidos por lo abundante, calidad y lo rico que estaba todo. Nuestro Top Chef del Parador del Almagro sería para las croquetas de bacalao (cremosas y de estupendo sabor), las chacinas y quesos de la tierra y la ensalada de asadillo. Entre los segundos vigilar las recomendaciones del chef, con un pollo de corral en pepitoria que nos conquistó. De los postres nos sabría con cuál quedarme: helados, tartas, manzana asada, ensalada de frutas con sorbete de limón. Ñam, ñam.

Si la visita al restaurante es un noche de verano, no dudéis en salir a las mesas que tienen en los jardines, un entorno muy agradable en el que pasar la velada. Además en verano puedes cenar mientras escuchas música en directo, una idea de la que disfrutamos toda la familia.

Parador de Almagro

Y no podéis iros de Almagro sin visitar la Plaza Mayor con el Corral de Comedias, el Museo Nacional de Teatro, el Palacio de los Fugger, San Bartolomé el Real, la Universidad y, por supuesto el fantástico paraje natural que son las Tablas de Daimiel.

Almagro

Tampoco desaprovechéis la oportunidad para tomar las berenjenas aliñadas de Almagro y su lomo de orza. A nosotros nos encantan. ¿Qué os parecido nuestro paso por Almagro? ¿Os animáis a visitarlo?