madre

Un paseo por Madrid, aromas de Loewe inspirados en mi ciudad

Ideas de marcas, que te llegan al corazón. Y este no es un post patrocinado por nadie, simplemente es el deseo de compartir con todos la fantástica colección de perfumes de Loewe inspirada en Madrid. Se unen una de mis marcas de perfumes favoritas y la ciudad, en la que vivo, de la que me siento y a la que adoro: Madrid. Después de esto, ¿qué más se puede pedir?

loewe un paseo por madrid

He probado varias fragancias de la colección de Loewe Un Paseo por Madrid y el amor surgió al primer aroma. Una colección de perfumes inspirados en mi ciudad con nombres tan sugerentes como Ópera en el Teatro Real, Amanece la Bella Cibeles, Cielo sobre la Plaza de Oriente, Un balcón sobre el Paseo del Prado, Tertulia en la Plaza Mayor, Primavera en el mercado de San Miguel, Tardes en el hipódromoSolo falta un aroma. Ya amanece en Cibeles, por qué no un atardecer en Neptuno 😉

Click aquí para leer la entrada

Diez propósitos para ser mas feliz en 2017

¿Quién no se hace propósitos, promesas o nuevos retos con el.inicio del año? En casa nos ponemos, cada enero, diez retos realizables y sencillos que nos hagan ser un poco más felices. Diez cosas que cuestan muy poco cumplir, sólo hace falta la intención de tener un mejor año. Estos son mis diez propósitos 2017.

 

Reír más

Propósitos-2017-reir

En 2016 me he reído menos. Las circunstancias, madurar, las responsabilidades… No sé qué ha sido pero es una realidad, sonrió mucho pero me cuesta más reír, reír a carcajadas. Risa limpia y honesta. Risa sana. Pues en 2017 mi primer reto es reír más, porque reír es bueno, es salud y relaja muchísimo. ¡ Y no cuesta nada!

.

Click aquí para leer la entrada

Soy solo una mujer, nada más

No recuerdo muy bien en qué momento me planteé abrir un blog. Fue una necesidad surgida de la maternidad, de querer compartir situaciones comunes, sitios y experiencias; pero también apareció como válvula de escape de lo que entonces era un trabajo absorbente.

Pero no quiero hablar de mi. Quiero hablar de lo que soy: mujer.

Soy una mujer con todo lo que ello implica: persona, pareja, amante, madre, hija, amiga, trabajadora, estudiante, limpiadora, cocinera, a ratos enfermera, cuidadora, animadora de ocio infantil, reivindicativa, deseosa de ser emprendedora… Son muchos  los perfiles que te obliga a tener esta sociedad. Se nos ha pedido que seamos e modelo en que el se miren nuestras familias e hijos. Han querido que seamos “Superwoman” y solo somos mujeres.

soy mujer

Click aquí para leer la entrada

Redes de madres ¿Qué haríamos sin ellas?

Vuelta al cole. Entre las cuatro y las cinco de la tarde los colegios del barrio se preparan para abrir las puertas. Es el momento de “madres a la carrera”.

Siempre encuentras, al menos, una decena de madres saliendo a escape de la boca de metro, corriendo calle arriba intentando mantener el equilibrio sobre tacones y con la lengua fuera camino del colegio.

Si no tienes apoyo familiar los horarios escolares se convierten en un factor de estrés constante para las madres. ¿Cuántas veces no has maldecido en teléfono que suena a ultima hora en la oficina? ¿El parón del metro en el horario mas inoportuno? ¿Tu jefe diciendo que tiene que verte en un horario que no es en tuyo?

Y después… prisas por cuadrar horarios, crisis por ver quién se ocupará de tus hijos.

redes de madres

 

Menos mal que tenemos la red de apoyo maternal, esas madres que siempre están dispuestas a echar una mano porque saben que mañana pueden ser ellas las que no lleguen a tiempo, las que necesiten de otro que recoja a los niños, les den un poco de merienda y les ayuden a calzarse las botas de fútbol o las zapatillas de baile.

Una red solidaria que los hace la vida más fácil, que nos permite respirar y saber que alguien se ocupa de tus hijos mientras llegas; que nos aporta seguridad.

Yo soy parte de una de esas redes de madres solidarias y siempre estaré agradecida al resto que la integran por su generosidad y cariño. Son la tabla de salvación cuando la madre, por mucho que corra, no llega.

Y tú ¿con quién cuentas en estos casos?

Reiniciar una vida

Empezar este nuevo año no está siendo una tarea fácil. Creí que 2014 se llevaría consigo algunos lastres que me han amarrado a cosas, personas y asuntos de los que quiero deshacerme. Pero no ha sido así.

Los últimos meses de 2014 pusieron patas arriba mi vida. De tener un trabajo absorbente a no tener trabajo. De lamentarme de no disponer de tiempo a tener todas las horas del día pero no saber organizar qué hacer con ellas. Sí, ya soy una de esas miles de personas que engloban la empresa más grande del país: el INEM. Cuesta decirlo después de muchos años trabajando y no haber estado desempleada nunca.

Sin embargo, la ausencia de trabajo no ha supuesto que pueda quitarme lastres con personas y actitudes del pasado que consumen mi existencia. Quizás lo mejor sería cortar por lo sano. Aprender a decir no a ciertas personas y empezar de cero; de la nada. Pero el miedo, la responsabilidad, el pasado… o no sé qué me lo impiden.

Punto y parte. No quiero que sea un post de lamentos. No, me niego. Escribo para empezar. Para tomar impulso. Para reiniciar una nueva vida. Para reinventar a una mujer mejor, más libre, más feliz.

reiniciar1

Creo que los primero que tendré que aprender es a controlar mi propio tiempo. Antes era la jornada laboral que la imponía los horarios, los descansos, los tiempos libres.  Ahora seré yo la que decida. Tengo que aprender a optimar las horas con criterio, sacando el mayor provecho a cada minuto que empleo en una tarea u otra. Tengo que tener control y organización.

Debo aprender a disfrutar de lo que la vida me ofrece. Siempre he dicho que trabajaba para vivir y no al contrario. Debo afrontar la nueva realidad y ver lo que de positivo me ofrece. Ahora puedo dedicar más tiempo aquellas cosas para las que antes nunca tenía ni un minuto. Voy a estudiar, a aprender, a leer, a empezar a correr o a intentarlo ya veremos, a no ir a los sitios corriendo.

Claro que voy a intentar incorporarme de nuevo al mercado laboral pero en un puesto que me permita conciliar, que no me incorpore al grupo de los que cobran un sueldo pero tienen que renunciar a su vida.

Uffff. He sacado de dentro algo que me pesaba como una losa. Espero que esto sea el principio del reinicio de una vida.

Gracias por estar ahí.