conciliación

Un deseo: dame tiempo

 

tiempo

En España conciliar es una asignatura pendiente. Es como una de esas “Marías” que teníamos en el cole y a las que nadie prestaba demasiada atención. Solo nos dábamos cuenta de que estaba cuando se acercaban los exámenes, en este caso, cuando se aproximan las elecciones.

Verano sin clase. Mucho tiempo libre para los niños pero poco para los padres. Da igual que trabajes en una oficina fuera de casa que lo hagas en tu propio domicilio. Conciliar no es fácil para nadie. Parece que la única solución que nos proponen a los que gobiernan (ayer, hoy y mañana) es seguir tirando de abuelos y familia o alejar a los niños de nosotros entreteniéndoles en campamentos y actividades varias. No creo que eso sea conciliar. Eso es delegar en otros o colocar al niño para que esté atendido y entretenido el tiempo que yo, como madre, no puedo dedicarle.

Click aquí para leer la entrada

Cuando la realidad es un tren que te arrolla

A cuántas madres has escuchado últimamente decir que el día no tiene las horas suficientes. Cuantas se lamentan de no llegar a todo. Se han convertido en frases habituales entre las madres, demasiado. Pero, ¿también lo son entre los padres? o para la mayoría de hombres el “no llegar” no es un problema fuera del ámbito laboral. Algunas nos hemos convertido en madres superadas.

madres superadas y arrolladas

A las madres nos arrolló un tren con qué pocas contábamos. La conciliación, la corresponsabilidad y un gen social de buena madre que parece que tenemos que lucir todas. Trabajo, fuera de casa, las tareas domésticas,  educación, cuidados de los pequeños y, en ocasiones también de nuestros mayores… Piiiiii…. ¡Zas! La realidad se estampa en tu cara y no sabes cómo afrontar todo.

Click aquí para leer la entrada

Conciliación y planes para relajarse en familia en Nuestro Mejor Momento

Uno de los principales problemas con el que luchamos las mujeres después de ser madres (antes también, aunque parece que nos empeñamos en circunscribir el problema el hecho de tener hijos) es la conciliación. La maternidad, lleva a las mujeres a reducir su jornada laboral, buscar trabajos a media jornada, emprender…

Por eso, hemos dedicado un programa a este tema que afecta a muchas familias españolas, Nuestro Mejor Momento Conciliación. No dejes de escucharlo, tienes el audio al final del post.

Click aquí para leer la entrada

Nos vamos de campamentos de verano (y a los peques les encanta)

Somos muchos los padres que optamos por los campamentos como un modo de conciliación en el verano. Las dificultades para compaginar la vida laboral y familiar aumenta, aún más, cuando los niños no tienen colegio. Pero no sólo debemos ver los campamentos de verano como un lugar donde dejar a los niños a buen recaudo y divertidos cuando no podemos cuidarlos personalmente.

Ahora que los padres no sólo estamos preocupados por el desarrollo intelectual y físico de nuestros hijos, sino también por mejorar otros aspectos que serán fundamentales en su vida como jóvenes y adultos y que no entran en la mayoría de los programas educativos de los colegios, los campamentos se presentan como una gran opción para las familias.

campamentos de verano Decathlon

Click aquí para leer la entrada

Soy solo una mujer, nada más

No recuerdo muy bien en qué momento me planteé abrir un blog. Fue una necesidad surgida de la maternidad, de querer compartir situaciones comunes, sitios y experiencias; pero también apareció como válvula de escape de lo que entonces era un trabajo absorbente.

Pero no quiero hablar de mi. Quiero hablar de lo que soy: mujer.

Soy una mujer con todo lo que ello implica: persona, pareja, amante, madre, hija, amiga, trabajadora, estudiante, limpiadora, cocinera, a ratos enfermera, cuidadora, animadora de ocio infantil, reivindicativa, deseosa de ser emprendedora… Son muchos  los perfiles que te obliga a tener esta sociedad. Se nos ha pedido que seamos e modelo en que el se miren nuestras familias e hijos. Han querido que seamos “Superwoman” y solo somos mujeres.

soy mujer

Click aquí para leer la entrada