niñas guapas

niñas guapas

Si tienes hijas (con muchos niños también pasa) seguro que has escuchado en más de una ocasión eso de ¡Uy, que niña más mona! A pesar de la constante evolución en los últimos siglos para el que es inevitable que a las mujeres y, por supuesto a las niñas, se las siga prejuzgando por su físico.

No. No quiero que a mí hija la recuerden por ser parte de un grupo de “niñas guapas”.

No quiero que sea una niña “mona” . Dejemos de valorar a los niños por su físico y centremos la atención en la esencia. Lo importante no es cómo es por fuera sino las cualidades que tiene cada niño. Estoy cansada de escuchar que vivimos en una sociedad hipersexualizada, que las niñas se convierten en pequeñas mujeres cada vez antes. ¿No tendrán que ver en esto nuestro constante culto a la belleza desde que son pequeños?

Seguro que os ha pasado. Si visitas un museo con niños y te paras delante de cuadros de bellezas clásicas seguro que no falta alguno que las tilde de “gordas y feas”. Comentarios hirientes que no sólo hacen a una pinturas, que al fin y al cabo no sufren, sino que también utilizan para insultar a niñas de su clase que no cumplen una perfección que les hemos impuesto.

niñas guapas

Solo importa el físico

Y esto, también, pasa cada vez antes. Una de las mayores sorpresas que visto es como un grupo de niñas insultaba y marginaba a otras por ser gordas, demasiado altas o bajitas. Con solo 6 años. A medida que crecen la cosa no hace sino que complicarse.

Veo con terror como ciertas marcas de moda traba de vestir a los niños como miniadultos: minifaldas extremas, camisetas que enseñan escote y todo ello en un edad en la que no deben pensar en verse como niñas guapas sino en jugar. ¿Por qué ese gusto por seguir perpetuando estereotipos basados en su físico y no dejamos que sean niñas?

niñas guapas

No tengamos prisa porque crezcan. Permite que sean niños, que no se preocupen de su físico y que disfruten. Pero sobre todo no creemos una sociedad basada en la necesidad de ser guapos. Hagamos un futuro para ellos en que sea más importante ser inteligente, empático o bondadoso. En el que el gusto por tener hijos “modelo” cambie por conseguir que sean científicos, deportistas, escritores o simplemente buenas personas. ¿No sería mejor recordarles por lo que ha hecho que por cómo eran físicamente?

Espero que a mi hija la recuerden por cualquier de las otras muchas cualidades que tenga y no ser ser guapa. Al fin y al cabo ser niños o niñas guapas no tiene ningún mérito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × dos =