Pandereta abre negocio propio: Peluquería Peluquines

Todas las noches, después del baño, Pandereta monta su propio negocio. Se nota que será una mujer emprendedora (si es que quedan de esas en su futuro).

De momento Pandereta se ha decidido por los pelos tal vez para poder darme todo los tirones que en estos años ha recibido de su amorosa madre y ha abierto “Peluquería Peluquines”. He intentado explicarle que con ese nombre no muchas personas más allá de la corta familia se dejarían caer en sus manos. Ciertamente no infunde mucha confianza.

Pero como aún no ha entrado en la era del marketing, ella sigue en sus trece. Para ir a Peluquines hay que pedir cita previa desde la habitación de al lado. La “suerte” es que como su madre-amiga siempre consigue hacerme un hueco ¡ya podía ser igual en las de verdad!

Allí tiene sus cepillos, las tijeras de bebé (de plástico de esas que no cortan, menos mal), los botes de gotas, emplastos, champúes y demás. Primero te cepilla, luego unas gotas para que los bichitos no de acerquen comprobado no funciona con mi jefe, debe ser porque es bicho gordo, después no sé que cosa para las puntas, el corte correspondiente y ya estamos preparadas para peinar.

¿Qué tipos de peinados son los marcan tendencia en Peluquines? Obviamente los de princesa, sirena, hada y mariposa. ¿Qué como son? Pues con muchos lazos, horquillas de colores y algún intento de coleta aquí y allá. Vamos, ideales para ir a La Party.

Así que ya sabé

peinados-raros-

Look total made in Pandereta