La belleza de tu cuerpo de madre

¿Todavía no estas con la operación bikini? ¿Aún no has perdido ningún kilo? Y ¿cómo pretendes meterte en el bikini del año pasado?

Mis encantadoras amigas “no-madres” me han lanzado estos y algunos comentarios más este fin de semana ante el inicio de las próximas vacaciones. Como con la llegada de la maternidad y Pandereta se hizo la luz en mi intelecto que me permitió ver y ordenar mis prioridades (y pasar hambre para perder un par de kilos para continuar fondona no es una de ellas) hice oídos sordos. De hecho no pensaba hacer ni el más mínimo comentarios al respecto.

Pero veo que el tema de los michelines está en boca de muchas de nosotras/ vosotras. Así, que me lanzo:

¡Estoy cansada de sufrir para tener un cuerpo “perfecto” que nunca llegaré a lucir! Sí. Soy como soy: pequeña, ancha de caderas y con unos muslos que desearía más de un futbolista profesional. De los estragos de la lactancia mejor no dejar constancia por escrito; seguro que sabéis de lo que hablo.

Esa soy yo. Y así, con nuestros defectos, somos las mujeres. Por eso me ha encantado este reportaje que ha hecho la fotógrafa Jade Beall sobre lo que para ella es el cuerpo perfecto de una madre. ¿Quién no se siente reflejada en alguna de esas imágenes?

La belleza de la maternidad

La belleza de la maternidad

El resto de las imágenes las puedes ver en: http://www.kickstarter.com/projects/1373438121/a-beautiful-body-book-project

(Página descubierta gracias a un artículo de  El Huffington Post: http://www.huffingtonpost.es/2013/06/25/madres-sin-photoshop_n_3494551.html)