El Niño y el Mundo, animación pero no infantil

Desde que nominaron a esta cinta brasileña a los Óscar teníamos ganas de ver El Niño y el Mundo. Aprovechando el descubrimiento de una sala alternativa cerca del centro (dentro de muy poco daremos más pistas) fuimos en familia para comprobar qué nos esperaba después de tanta buena crítica.

el niño y el mundo

Lo primero que debes saber si quieres ir a ver El niño y el Mundo, es que sí, es una película de animación, pero eso no es sinónimo de película infantil. El Niño y el Mundo muestra el viaje de un pequeño campesino brasileño en búsqueda de su padre. Pero no solo es la historia de un viaje, es el día a día de muchos que deben abandonar su tierra y a su familia en busca de un futuro mejor.

el niño y el mundo

La cinta brasileña dibuja, a través de un maravilloso mundo de color, el duro trabajo de los jornaleros que recogen el algodón, la industrialización de la labor, el crecimiento de las fábricas, de las ciudades y como, mientras, la naturaleza brasileña mengua. Un país que se explota y deforesta, que pierde la raíces.

Además de la historia, lo fantástico que nos propone este título,es volver a dibujos de trazo sencillo, sin efectos, sin adornos, limpios; como lo de los niños. Y al color que inunda los 85 minutos de proyección formando un caleidoscopio inigualable de formas y tonalidades que abren la imaginación. Otra maravilla es la música que acompaña la película (sin diálogos) que sirve de nexo de unión para seguir la vida de El Niño y el Mundo.

el niño y el mundo

Una película para pensar, reflexionar con una fantásticas ilustraciones que te hacen ver “el mundo” con los ojos de ese pequeño con camiseta de rayas.

Otras pelis que nos han gustado las puedes ver aquí y aquí.