¿Deben los bebés dormir con almohada?

Cuando eres mamá primeriza y tienes a tu bebe en brazos, muchas son las dudas que se agolpan en tu cabeza. Internet, San Google, las referencias de otras mujeres y, por supuesto, tu propia madre son los primeros referentes a la hora de conseguir una respuesta.

 

descanso bebé con almohada

 

Una de las dudas que primero tuve fue referente al descanso del bebé. ¿Minicuna o cuna normal?, ¿saco de dormir o sábana y mantita?, ¿con o sin almohada?… Parece que las primeras semanas, por mucho que hayas leído, te hayas preparado o te contasen; se llenan de  preocupaciones.  Hoy quiero centrarme en una de las preguntas que yo misma me hice ¿cómo debe dormir mi bebé?

Los bebés no necesitan almohada

Para el descanso del bebé no se necesita almohada. ¿Por qué? La explicación es que las curvaturas todavía no se han desarrollado en el recién nacido, por tanto, tienen la columna dorsal aplanada. Es por ello que los bebés no deben usar almohada.

Según los especialistas, su uso se puede recomendar a parir del año, y a medida que se forme su curvatura natural y, siempre, ajustada a las necesidades del crecimiento. No obstante, la almohada ideal para los niños debe ser mullida, transpirable e hipoalergénica.

 

¿Qué material es mejor?

Cada vez, el mercado ofrece una mayor gama de materiales para la almohadas, por lo que es importante saber elegir cuál es el más indicado para cada uno de nosotros y, en especial, para nuestros niños. 

La fibra de poliéster, de la que están fabricadas la mayoría, da como resultado una almohades blandas, transpirables y sin contraindicaciones para alérgicos. La fibra también favorece la recuperación natural de la almohada, es transpirable, lavable y genera una buena ventilación interior, por lo que mantienen fresca la cabeza durante el sueño. Este es uno de los materiales más recomendable para niños.

 

almohada para los bebes

 

¿Que tengo que evitar?

  • El plumón o pluma son materiales muy blandos que ofrecen poca sujeción al cuello. Además, guardan más el calor por lo que pueden resultar poco recomendables para el verano. Estas características lo hacen un material muy poco recomendable para usar con niños pequeños. También es descartable en personas con alergias.
  • Las almohadas de viscoelástico ofrecen una gran capacidad de adaptación y termosensibilidad. Tienen una buena adaptación a la forma de la cabeza, con lo que dan un mayor soporte y favorecen un completo descanso cervical.
  • Dentro de las almohadas de látex puedes encontrarlas de origen natural, sintético o mezcla. La principal característica del látex es su sujeción, por lo que es adecuada para las personas que duerme de lado. Además, su estructura permite una mayor ventilación e higiene. Y es un material en el que no anidan los ácaros.

Y ahora, la decisión está en tus manos. Como siempre, antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar a la salud de tu bebé lo mejor es consultar con tu pediatra. Ellos son los expertos, no dudes en preguntarles. Si quieres saber más sobre descanso y almohadas solo tienes que pinchar aquí.