colegio

El acoso escolar no es una “cosa de niños”

 

 

Todo empezó, cuando la pequeña comenzó a tener dolores de tripa cada día, según se levantaba. No parecía haber ninguna causa física, por lo menos, los médicos no la encontraba. Ella estaba triste, dejaba de jugar, no quería estar con sus amigas, no le apetecía ir al colegio, lloraba por las mañanas porque sentía dolor. Muchas pruebas más tarde descubrieron que el problema no estaba causado por ninguna intolerancia alimenticia, ninguna bacteria. En realidad, el problema estaba en el aula, en su colegio,ella sufría acoso escolar.

Esta es la historia de una pequeña, digamos Marta, y de cómo en silencio sufría. Cada día hacía frente, ella sola y en silencio, a las risas y los abusos de otros compañeros. La pequeña nunca se planteó contar nada a su madre e incluso llegó a sentir que ese dolor era real. Pero, lo que de verdad le dolía eran las risas, que la escupieran y empujarán cada día en el patio.

 

acoso escolar o bullying

Click aquí para leer la entrada

3 ideas para ahorrar en la vuelta al cole

Cada año toca lo mismo, volvemos de vacaciones pletóricos de optimismo y ¡zasca! la cuesta de septiembre nos devuelve a la dura realidad con un agujero más en los bolsillos. La vuelta al cole supone un gasto por niño que oscila entre  los 400 y 700 euros (datos de 2016) en la compra de libros, material escolar, ropa y calzado. Empieza a sumar hermanos, comedor, actividades extraescolares…

 

ahorrar en la vuelta al cole

O mejor, deja de hacer números y mira lo que nosotros hemos hecho este año para ahorrar en la vuelta al cole. Son solo tres consejos que no te quitarán tiempo y que pueden ayudarte a mejorar la economía familiar en este difícil mes de septiembre.

Click aquí para leer la entrada

Mas tiempo para disfrutar, menos deberes

Otra vez la rutina, madrugar, desayunar con algún que otro contratiempo, vestirnos apresuradamente, colocarnos las coletas mientras bajamos las escaleras, correr con la mochila para no llegar tarde a clase, pero también disfrutar del cole, excepto cuando salimos, y nos enfrentamos a los terribles deberes.

Esta es la rutina que peor llevo de la vuelta al cole, el regreso de los deberes. No es la primera vez que expreso aquí que soy contraria a que los niños lleven deberes a casa. Considero que el tiempo que pasan en el aula debe ser suficiente para que hagan el trabajo necesario allí. No estoy de acuerdo con que los niños lleven deberes a casa, igual que no estoy de acuerdo cuando a los adultos no sobrecargan de trabajo para llevar a casa. Nuestro tiempo debe ser para disfrutarlo, juntos, toda la familia.

 

más tiempo en familia menos deberes

Click aquí para leer la entrada

Fin de curso. Más niños, menos bebés

 

Fin de curso mas niños menos bebes copia

Otro año ha llegado el verano, casi como por sorpresa. Hace poco que recuerdo haber preparado los libros, la mochila, la ropa del cole, con la misma ilusión -o más- que cuando los nervios me encogían el estómago porque, yo, era la protagonista de ese nuevo curso.

Y, en lo que ha sido un abrir y cerrar de ojos, me encuentro con el boletín de notas diciendo “pasa feliz verano. Nos vemos el curso siguiente“. ¡Qué rápido pasa el tiempo! Mi vida, como cuando era niña, vuelve a medirse por cursos, no por años naturales.

Veo, en este curso, como han crecido, como aprenden, como empiezan a dar sus primeros pasos solos. Qué poco queda de esa pequeñaja que inspeccionaba con grandes ojos todo lo que había en el aula  como queriendo identificar cada elemento y persona. Noto como la timidez que le hacía quedarse apartada del resto de los niños ha dado paso a una claridad de ideas y resolución que, en ocasiones, querría para mi.

Click aquí para leer la entrada

Regalos para profesores bonitos y económicos

El curso está a punto de terminar. Quedan atrás meses en los que los peques han aprendido cómo son las primeras letras, han hecho con dedicación sus dibujos, rellenado las caligrafías… Un proceso en el que han contado -en la mayoría de los casos que siempre hay garbanzos negros- con el apoyo incondicional de sus profesores. Cada año, los maestros no solo enseñan a nuestros hijos  las materias del plan de estudio, sino que les ayudan a decidir cómo serán en el futuro.

Por ello, cuando termina el curso, muchos padres y madres quieren tener un pequeño detalle con los maestros, un regalo con el que recordar el curso pasado. En el tema de los regalos para profesores (que tanta polémica genera) no soy de las que piensa que haya que hacer un gran gasto. No soy partidaria de regalar sesiones de spa en pareja o una vacaciones rurales. No creo que sea lo más adecuado cuando, además, hay familias que no podrán permitírselo para si mismo.

Por eso traigo alternativas fáciles, sencillas y que cuestan muy poco dinero. Pequeños regalos para profesores que incluso pueden hacer los niños, regalos para llegar al corazón.

 

Creciendo juntos: Una idea muy bonita y sencilla es hacer una composición de pequeñas plantas. En ellas podéis intercalar mensajes, como el de la imagen, que da las gracias a su profesor por hacerle crecer. Para dar un toque de “escuela”,  qué mejor sujetar nuestra frase motivadora en un lápiz.

Regalos para profesores plantas

Click aquí para leer la entrada