Esperando la visita del Sr. Pérez (el ratón)

Desde que acabó el colegio disputamos una carrera contra reloj. Cada día miramos y remiramos la dentadura por si detectamos algún cambio, por pequeño que sea, en la dentadura de Pandereta. Tiene unas ganas locas por perder un diente y recibir en casa al Ratón Pérez.

Pandereta es la más pequeña de la clase y la diferencia de edad se nota. La mayoría de sus compañeros ya han perdido alguna pieza dental y ella está triste porque aún sigue esperando al deseado Ratón. Por eso cada día repasa si le ha “crecido” más algún diente y los toca todos por si alguno empieza a moverse.

Y claro, como está tan ilusionada con la llegada, hemos instalado en su habitación la puerta mágica que da acceso a tan ilustre personaje. Ahora solo queda preparar la carta con el deseo que le pide al Ratón. Esto no es que sea obligatorio pero… aprovechando que estamos aprendiendo a escribir me parece un buen modo de practicar 😉

Perez

Si quieres comprar esta puerta puedes hacerlo pinchando en la imagen

Y vosotros ¿cómo habéis afrontado la llegada del Sr. Pérez a vuestra casa?

Recuperando el tiempo perdido

El verano es el momento idóneo para el descanso, pero también para hacer todo aquello que las carreras diarias no te permitieron realizar. Es el momento de recuperar el tiempo que no hemos dedicado, entre otras cosas, a la lectura.

Cuando pienso en verano y vacaciones preparo mentalmente la maleta, hago listas de todo aquello que no se te puede olvidar y también una de lo que me apetecerá leer mirando al mar, mientras desayunas en una terraza o tumbada en la hierba.

Este año me siento satisfecha. He conseguido acabar seis libros que tenía pendientes.

Libros para el verano

 

Entre ellos he concluido la trilogía de Petros Márkaris sobre la crisis que nos azota. El escritor griego refleja muy bien lo que se está viviendo en aquel país a través de tres casos del comisario Kostas Jaritos. Entretenimiento y trazos de la realidad que nos ha tocado vivir en una serie que recomiendo.

Y tú ¿qué libros has leído este verano?

*Más que lecturas: El chocolate y los postres

Hay cosas en la vida que son irresistibles: pisar los charcos en días de lluvia, lanzar un bola de nieve sin ser visto, rebozarse en la arena de la playa, comer chocolate chupándose los dedos…

El chocolate es una tentación (por lo menos en mi casa) que aumenta hasta niveles indescriptibles si, además, se une que has elaborado el postre con tus propias manos. Es lo bueno que tiene cocinar, que hay que limpiar el cuenco donde hemos deshecho el chocolate (arrebañando con los dedos), la espátula (a lenguetazo limpio), la mesa…

Y eso es precisamente lo que nos propone para agosto My Little Book Box, unir dos placeres como son la lectura, con el libro El chocolate y los postres, y meter las manos en la masa; una actividad que fascina a los más pequeños. La propuesta es para niños de hasta 8 años a los que habrá que ayudar en función de su edad y destreza lectora y como cocineros.

Portada del libro

 

El libro, un acierto total, viene plastificado para sobrevivir a más de un postre. Además, la caja se completa con  un delantal infantil, una espátula, un pincel, un molde de pasteles y moldes de magdalenas con los que hacer riquísimas creaciones.

Una excelente actividad para compartir con tus hijos este verano. Olvida la dieta del biquini y ponte manos a la repostería en familia. Seguro que luego te chuparás los dedos.