¿Es posible la conciliación sin implicación?

Mi trabajo es utilizar el lenguaje. Cada día. Pero con palabras reconocibles para todos. Mejor si sabemos de qué hablamos, ¿no? Si existe un clan que hace del lenguaje su particular campo de cultivo (plantan y esperan a ver si germina la semilla, es decir, hablan y esperan a ver si crece esa necesidad social) son los políticos. Entre las bonitas palabras que nos regalan a las mujeres está empoderar, transvesalidad, conciliar, corresponsabilidad, implicación…

Las madres y padres, incluso antes de utilizar la palabra maldita (conciliar), ya sabíamos que no tenemos superpoderes que nos permitan desdoblarnos. Pero, ¿qué queda además de una palabra que nos repiten hasta la saciedad? Nada, porque no se puede conseguir la conciliación sin implicación.

Dicen que aquello que no nombras no existe. Pues la conciliación, a pesar de que nos la cuelan hasta en la sopa, tampoco. No. Porque no se puede conciliar si quienes tienen la responsabilidad social de impulsar políticas sociales no toman las medidas adecuadas.

conciliación e implicación

Estoy cansada de escuchar que ahora hay otras prioridades, que no es el momento adecuado… Y ¿cuándo lo será? ¿Por qué no ahora? A mi me parece tan buen momento como cualquier otro. Impulsen medidas que permitan a las familias que trabajan adoptar horarios flexibles, contratos a media jornada en horarios razonables, sistemas para implantar el teletrabajo en muchas empresas en las que estar de forma presencial solo es una pérdida de tiempo y dinero.

Ahora que el sistema político y económico está en plena convulsión, es el momento de cambiar el modelo: también en materia de conciliación y de implicación. Dejen de hablar y pónganse manos a la obra. Claro que antes de trabajar en esta materia deberían creer firmemente en las bondades de la conciliación. Eso es otro cantar.

Es suficiente dar un repaso por los programas electorales que nos presentan. Muchas palabras, poca concrección sobre las medidas a tomar:

PP: «Trataremos de quitar los principales obstáculos que afectan a las mujeres y promoverán medidas para lograr la igualdad real y una mayor y mejor conciliación de la vida familiar, personal y laboral» 

PSOE:  La conciliación de la vida laboral y familiar será un objetivo central del Gobierno de Rubalcaba. El candidato anuncia que garantizar el acceso a la educación de 0 a 3 años será una de sus prioridades 

IU: Construcción de una red de Servicios Públicos que posibiliten la conciliación de la vida laboral y privada.

UPyD: Fomentar la corresponsabilidad en las tareas de atención familiar de mujeres y hombres mediante el desarrollo de los servicios sociales, en especial de las escuelas infantiles y la atención a la dependencia, y en las empresas de horarios laborales y servicios que faciliten la conciliación. 

Conciliación: que bonita palabra con la que rellenar un programa electoral, que difícil realidad para millones de familias.

Skin Method: ¿Quieres saber cómo es su reafirmante?

Asoma el verano y con él uno de los temores a los que nos enfrentamos todas cada año: esos kilillos de más. Comienza la cuenta atrás. Te pones a dieta, haces ejercicio (si tienes la fuerza de voluntad necesaria, lo que no es mi caso) y te lanzas a la compra de productos milagro que te dejen la figura como cuando tenías 18 años.

Hoy tengo la fortuna de poder valorar uno de esos productos. Se trata de Skin Method y vamos con mi análisis del producto:

Puntuación: 3,1 (sobre 5).

Skin Method

Resultados: 2,5

He aplicado el producto durante dos semanas en muslos, abdomen, gluteos y cara interior de los brazos. Precisamente en este último punto es donde más satisfecha estoy con el producto y más he notado su trabajo dado que en el resto de zonas, antes de reafirmar, necesito reducir.

Formato: 3

Me gusta el formato con dispensador. Creo que la crema se aprovecha más y ayuda a que te apliques la cantidad adecuada sin desperdiciar.

Lo que le pongo un pero es al diseño. A primera vista los colores del envase y la caja me llevaron a pensar que era una crema para hombres.

Aroma: 3

Solo tiene un ligero aroma a cítricos. Este es un aroma que personalmente no me agrada pero, al ser tenue, no me ha molestado en la aplicación. Recuerdos en la fragancia (mucho menos intensos afortunadamente) que al anticelulítico de Shiseido, que dejé a medias por su fragancia.

Textura: 4

Me gusta porque no es muy densa. Se aplica muy bien y se extiende con facilidad.

Relación calidad/precio: 3

Es un precio asequible (no llega a 30 euros) y muy por debajo de otras marcas que encontramos en el mercado.

Mi aportación:

Lo que menos me ha gustado es la falta de información que acompaña al producto. Me gusta que estos productos me indiquen cómo hay que aplicarlos, cuantas veces al día, si se pueden hacer aplicaciones alternas de reductor y reafirmante… En este sentido creo que deben poner una información más detallada del producto.

El efecto de la crema se basa en la acción, entre otros componentes de la cafeína, base de la mayor parte de los tratamientos cosméticos reductores y reafirmantes. Al aplicar la crema sientes un efecto frío procedente del uso de alcohol y mentol. La sensación es agradable. No obstante al contener alcohol reseca un poco la piel, por lo que recomiendo, aplicar tras su penetración la crema hidratante.

Y una buena noticia:

Todas las que queraís beneficiarios de este método podés hacerlo ahora con un 20 por ciento de descuento.

Descuento Skin Method

Gracias por venir… al #8J

La última semana he tenido el patio de vecinas totalmente ligeramente abandonado. Problemas de intendencia han eclipsado mi fácil verborrea. Pero ya estoy de vuelta para deciros como la Gran Lina Morgan: ¡Gracias por venir! (igual me ha quedado un poco desfasado en el tiempo, ¡qué más da!). 

Gracias a todas (vale; a vosotros la minoría masculina también) por haber venido al eventazo blogueril del año: el #8J!!!! Gracias porque me he reencontrado con muchas a las que no veía desde el maravilloso #15J, porque he puesto a cara a otras muchas nuevas a las que solo conocía a través de su avatar en la red, porque me han quedado cientos por descubrir… Incluso algunas se escondió de mi como Todo mundo peques 😉

Gracias por haberme hecho ver que esto de la red, tan criticado y denostado por muchos tiene muchas cosas buenas, en concreto: ¡más de 300 madres blogueras!

Sí chicas, sois lo mejor.

Porque juntas soportamos los madrugones (Trastadas de Mamá, Mama medusi, Mama sin complejos, Madres estresadas, Papa Lobox, El Sueño de Teresa, Ana Molleda, La Niña sin nombre…), los malos royos en el trabajo (Peineta, Chispuncita, Blog del Caos), las peleas con la pareja (en este apartado mejor no menciono a nadie), las risas y sufrimientos que conlleva esto de ser madres (en este tenemos cabida todas) En definitiva, nuestra vida.

Porque en el recuentro no faltaron abrazos sinceros, de esos que dan las amigas como de toda la vida, besos y confidencias. Ya sé que también hubo ponencias muy chulas, ya.

Porque es maravilloso encontrarte con personas a las que no has visto nunca pero a las que conoces como de siempre.

Porque cada día me sorprende más la fortaleza que tenemos: madres que aguantaron la jornada -fiesta incluida- con su hermoso embarazo como Mamá y runner, madres canguro Me gusta mi barrio, La Chica Perika …)

Porque había ilusión, complicidad, sonrisas y buen rollo por donde quisiera que fueras (La Orquidea Dichosa, Mamá también sabe, Bizcocho de Chocolate –no olvides mi fácil receta-, la bichi, Desmadrosa…)

Porque había madres que se escaparon de sus casas, madres con pequeños, mayores, altas, bajas, guapas, más guapas…

Y tantas y tantas que me deben perdonar por haberlas pasado por alto pero ya sabéis que la edad nos hace perder neuronas y… Yo ya estoy al límite.

Gracias a Madresfera por hacer posible todos estos sentimientos. ¿Cuándo repetimos?